28 oct. 2010

Teckio software…orgullosamente mexicano!!!


Hace cuatro meses decidimos que ya era tiempo de que el sistema que desarrollamos para administrar la constructora, saliera al mercado. A partir de ese momento el trabajo se vino todo junto, algunas veces haciéndonos sentir asfixiados por la presión y el tiempo. Cada vez estábamos más cerca del lanzamiento, la expo CIHAC.

Con el apoyo de todos los miembros del equipo nos dimos a la tarea de cambiarle la imagen al sistema para que fuera muy fácil de usar; rediseñamos todas las pantallas, los menús, aprendimos cómo se hacen los menús tipo office, hicimos el rediseño de todos los íconos del programa. Contratamos el stand para la expo y después de explorar varias opciones decidimos que la mejor opción para fabricar el stand éramos nosotros…

En fin, el trabajo se vino en demasía… con la presión, los gritos y la ilusión llegamos a la expo a presentar nuestro producto. Aunque llegamos con mucha esperanza a esta feria, al inicio de la jornada del primer día… estábamos todos al fondo del stand, llenos de dudas sobre lo que podría impactar nuestro producto en la feria más importante de América latina… todos atrás, platicando con el miedo, sin saber qué hacer. Hasta que Ariadna nuestra edecán, rompió el silencio, salió al pasillo y abordó a un asistente; a él le expuso alguna de las bondades de nuestro programa y a nosotros como se debía presentar el sistema a los posibles clientes en una feria de esta envergadura.

Poco a poco fuimos ganando terreno, poco a poco el miedo y las dudas fueron dejando nuestro stand…fuimos dándonos cuenta que no estamos nada lejos de los que ya tienen sus desarrollos más de dos décadas en el mercado, incluso, nos dimos cuenta que en muchas cosas nuestro producto es bastante superior al de nuestra competencia.

Sin hacer mucho ruido, empezamos a subir la montaña de los desarrollos tecnológicos y aunque realmente subimos poco, fue suficiente para ver que existen muchas posibilidades en ese mercado, aprendimos que los grandes no son tan grandes o por lo menos que no están tan lejos... si la voluntad, el trabajo en equipo y la mano del jefe están con nosotros. Aprendimos que podemos competir no sólo en el mercado nacional, sino en el mundial; que ya es tiempo de pisar fuerte y mirar al cielo… para ver qué estrella se nos atraviesa por el camino.

Recibimos tantas lecciones… pero la lección más grande de esta aventura; es ver como el Jefe nos ha ido permitiendo avanzar en esta locura – porque no se le puede llamar de otra manera - abriéndonos puertas que hace tan sólo unos meses pensábamos que eran imposibles de abrir, enseñándonos la pradera con todas sus bondades y por supuesto… la promesa de mejores tiempos para esta tierra!!!

10 oct. 2010

Los dejo en buenas manos...las suyas


Pasó un poco más de un año para que nuestra familia se juntara, fuimos a España a la boda civil de nuestro hijo Israel. Vinimos de regreso a casa un poco cansados de todo el ajetreo; el viaje, las caminatas que a mis pies les parecían interminables, de los guías de turistas queriendo encontrar historia en cada piedra de cada esquina; como si no fuera evidente la grandeza del continente al caminar en silencio...

Sorprendidos de ver cómo nuestros hijos están empezando a tomar su camino y saber que no hay nada absolutamente nada que pueda detenerlos en su encuentro con el destino; yendo de la mano de los sueños o como decía Gibran, de los anhelos de la vida.

Ahora... nos damos cuenta que sólo nos quedamos con lo vivido y con la alegría de dejarlos en buenas manos...las suyas. No tenemos más que darle gracias al Jefe; por habernos dado la oportunidad de caminar con ellos abriéndoles brecha, preparándolos para ir al encuentro de lo soñado.

Y me quedo pensando... qué puedo decirle a mis hijos que no suene trillado, o por lo menos no tanto, que no huela a viejo, que no atente contra su libertad!!! Que ayude cuando el silencio se apodere del espacio y los deje solos, sin nadie que rompa eso más que la consciencia propia...

Querido hija/o, el Jefee nos ha dado la oportunidad de coincidir en el tiempo y en este hermoso lugar, nos ha dejado compartir y aprender juntos algunas de las cosas que ahora sabemos. Ahora tus pisadas se han vuelto fuertes y es tiempo de impregnar tu huella en el espacio.

El tiempo de emprender está tocando la puerta, atiéndelo, sal al encuentro de los sueños y lucha siempre porque se hagan materia, no dejes nada para mañana. Siempre ten presente... que tu fortaleza no es lo que ya hiciste, sino tu capacidad de seguir creando. Y si tus proyectos quisieras compartirlos o necesitaras apoyo, no dudes en buscarnos... si la fuerza alcanza cuenta con nosotros, es más fácil levantar el vuelo trabajando en equipo.

Cuando sientas que los vientos soplan tan fuerte que pueden romper tu barca, toma bien los remos y no pares, rema con todo tu corazón y no te detengas, aunque la tormenta indique lo contrario no te detengas, son las pruebas que nos manda el Jefe para hacernos más fuertes. Y cuando eso suceda... no olvides que en casa siempre habrá lugar para tomar un respiro y consuelo; para retomar el camino con la fuerza necesaria para ir adelante... sin duda esos tiempos algún día se quedarán atrás.

Recuerda que éxito no es llegar a la cima, sino la pasión con la que vives cada momento para llegar a ella, el Señor es el que decide el tiempo de alcanzar la cumbre, por ello... es que no importa lo que hayas vivido o donde te encuentres, siempre es un buen momento para ir adelante, sólo pon lo mejor de tu corazón.

Busca relacionarte con gente compatible con los sueños, el espíritu es sensible y suele contaminarse sin mucha dificultad. Por las condiciones del tiempo, es fácil que el viento lleve a tu puerta tentaciones de buen aspecto, que pueden ir contra la naturaleza de los anhelos. Ten cuidado con eso… la respuesta a tus inquietudes siempre la encontrarás en el silencio.

Siempre mira de frente todo lo que hay a tu alrededor, tal vez esa sea la solución para volver a hacer este mundo sustentable. El Universo fue creado por el Patrón sin preferencias por nada ni por nadie; esa es la razón por la que todos somos hermanos; lo animal, lo vegetal y lo mineral somos parte de la bendita semejanza que nos une en el Universo; por eso, debes de tratar a todos como hermanos. Mira arriba sólo para contemplar el cielo; ojalá el Patrón se atraviese en tu mirada y tu reflexión. Mira abajo sólo para sentir la tierra y la energía que de ella emana. Y cuando estés contigo, caminando en el silencio… mira tu alma de frente, sin complejos, eres tan grande como todo lo que hay en el Universo!!!

Bueno… te deseo que el Patrón siempre vaya contigo, que tu camino este lleno de alegrías y que tus sueños se hagan materia.

Tu viejo