29 may. 2010

El Hospital Iztapalapa… orgullosamente mexicano!!!


La semana pasada fue la inauguración del hospital Iztapalapa, tuvimos la oportunidad de participar en la construcción de la primera etapa del hospital de alta especialidad en una de las zonas más pobres de la capital mexicana. Se encuentra localizado en la Av. Iztapalapa, en medio de las carencias y los negocios de partes para coches de muy dudosa reputación; hemos construido la primera etapa de lo que considero, sin duda será el más bonito y funcional de la ciudad de México.

Hace ocho meses iniciamos con esta aventura, donde la mayoría de los involucrados tenían muy pocas expectativas de lo que podríamos construir; pensaban que por nuestra poca experiencia en la construcción de hospitales el resultado no sería el mejor. Sin embargo, entre las dudas, el trabajo en equipo y la creatividad en el diseño; fuimos ganando terreno, poco a poco fuimos convirtiendo las dudas en confianza y las cosas empezaron a caminar en el sentido correcto.

Es asombroso ver como se fueron conjuntando todos los elementos y cada quien se fue acomodando en su lugar, generando sinergias verdaderamente admirables. El diseño sin complejos, rompiendo paradigmas; también los hospitales para la gente humilde pueden ser bellos y dignos. La construcción puede hacerse en equipo, sin importar en qué lado del trabajo te encuentres; los constructores, la supervisión, los contratantes, los médicos del antiguo hospital. Todos colaborando para construir el mejor de los hospitales.

Finalmente, en medio de reporteros con su cámara y funcionarios con su bata; la semana pasada fue la inauguración. Hubo comentarios muy motivantes, como el que nos hizo el Subsecretario; este hospital de todos los mexicanos, está al nivel de los hospitales de Estados Unidos, con la pequeña diferencia de que lo construimos con la tercera o cuarta parte del presupuesto americano. Más o menos en ese tenor estuvieron la mayoría de los comentarios de los doctores o funcionarios de salud.

Y bueno este cambio de paradigma en el trabajo en equipo; sin complejos, con creatividad, con orden, con disciplina. ¿No lo podremos hacer que se derrame a toda nuestra sociedad para definitivamente tomar el sendero del progreso? sin quejas, sin lamentos, con ilusión, con confianza.

Yo pienso que si pudimos construir este hospital trabajando juntos, no hay nada, absolutamente nada que no podamos desarrollar en equipo. Para mí el tiempo de cambio de visión en nuestro pueblo está llegando, dejemos de ver lo malo y volteemos la vista a las cosas buenas que suceden en nuestro entorno, confiemos en nosotros, en nuestra creatividad. El cambio está en nuestras manos, sólo en nuestras manos; salgamos sin pretextos al encuentro de un mejor país.


24 may. 2010

Perdóname Señor por irle a los Diablooos!!!


El día de ayer fue la final del futbol mexicano, nunca me había tocado vivir una final con tanta angustia, caminamos al filo de la derrota durante mucho tiempo, inmersos en la incertidumbre; entre las intervenciones del portero, las fallas del rival y seguramente la mano del Jefe. Al final las cosas salieron como esperábamos los aficionados del Toluca y los diablos alcanzamos la gloria.

Que es lo que pasa en nuestro futbol, en el futbol del continente y en la mayoría de las cosas que suceden en nuestros países latinos, que somos capaces de someternos a los intereses particulares; atrapados entre la diversión y la euforia por conseguir un título, dejándonos someter como títeres en una gran carpa de soberbia y ambición.

Es por ello, que pienso que la victoria de ayer de los Diablos no es un asunto menor, no porque hayamos conseguido la victoria de una manera por demás dramática, sino porque lo que estamos celebrando es el premio a la disciplina, a la constancia, al trabajo en equipo sin complejos. No sé donde aprendió todo esto el Deportivo Toluca, pues en medio de este remolino de intereses, donde el principal valor se llama yooo!!!... han sabido salir adelante; viendo de lado a los grandes que no son tan grandes, caminando con orgullo y humildad.

Aunque sé que es completamente irrelevante la victoria, seguramente el día de ayer los Dioses estuvieron del lado de los diablos, tal vez porque no quisieron dejar pasar de largo esta oportunidad para enseñarnos el valor del trabajo en equipo, siempre con la mira puesta en alcanzar el objetivo; paso a paso, sin prisas, siempre de frente.

Y aunque sé que también es completamente irrelevante la derrota, el día de ayer los Dioses también han querido darnos otra lección en la derrota de los Santos. Tal vez han querido enseñarnos (como decía Churchill) que; el éxito consiste en ir de fracaso en fracaso, sin perder el entusiasmo. Por eso no hay que perder el entusiasmo ante la adversidad, es sólo el fuego templando el acero... ya vendrán tiempos mejores.

En medio de la alegría de los que le vamos a los Diablos y la tristeza de los que le van al Santos, está la oportunidad de tomar lo mejor de las lecciones de los Dioses; el trabajo en equipo y el entusiasmo de siempre ir adelante, sin importar si ganamos o perdimos... eso es un asunto que los Dioses deberán decidir; cuando sucederá cada cosa.
La verdadera victoria es salir sin miedo al encuentro de los sueños.


16 may. 2010

Atrapado entre la razón y las letras...


A mi amigo inteligente:

En los últimos años hemos tenido tan poco tiempo para conversar, que ahora que viniste por estos rumbos y recibí tu llamada, me pareció una gran oportunidad para el encuentro. Para comentar en medio de una mesa con un whisky de cada lado; lo vivido. La familia, los negocios, el desarrollo personal y profesional.

Me ha dejado sorprendido tu cultura, has estado hablando de política, de economía, de historia y de negocios. Y absolutamente en todas las áreas tienes tema de conversación, me sorprende como recuerdas las fechas, los acontecimientos, las estrategias para los negocios; es como si caminaras entre las letras y los números en un sendero completamente conocido. Pareciera que desde niño supiste, que la mejor herramienta es el conocimiento.

Y me contabas que tu cultura ha hecho que las personas te vean con respeto, que tu opinión ha ido escalando peldaños en los círculos donde te desenvuelves; caminando seguro, de la mano de tus conocimientos; siempre atento, siempre con la respuesta correcta. Pero…me decías que todo esto te ha aislado, te ha vuelto solitario, las personas te miran de lejos y de alguna u otra forma tu también nos miras con indiferencia; desconfiando, ignorando cualquier opinión. Es como si en la amistad que has hecho con los números y las letras no cupiera nadie más.

Platicamos también de la consciencia colectiva; esa que la mayoría de los habitamos este planeta sabemos muy poco; donde todos somos parte de un todo, dejando de lado el precepto de que; el hombre es el centro del universo y todo lo demás fue puesto a su servicio. Pero ahora me pongo a pensar…¿Qué no esa consciencia colectiva de la que tanto hablamos en medio de whiskies, incluye también a la gente que miras de lejos? ¿Qué no será el tiempo de romper un poco con las letras y los números para salir al encuentro de los que no conocen tanto?

Ese día te noté un poco incomodo cuando trataba de decirte lo que ahora siento, es por eso que he decidido tomar algunas de las letras de las que tu eres amigo y vaciarlas en este espacio, para decirte lo que pienso…

La vida se pasa más rápido que los que nuestros sentidos perciben, el camino es implacable, es por ello que no tenemos mucho tiempo para hacer materia lo que soñamos. Yo creo que está bien que sepas tanto de tantas cosas, pero como Buda le decía a Siddhartha cuando decidió dejar a los Samanas; me sorprende cuan altas y agudas son tus reflexiones, más ten cuidado en no exagerar. No permitas que tus reflexiones te detengan en el camino, confundan tu corazón y te impidan ir adelante.

Para mí este es el tiempo de abrir el corazón de los que saben mucho, como es tu caso y el de tanta gente brillante, para que se vacíe en el conocimiento y de una manera mágica y maravillosa, se convierta en sabiduría. Y a través de la acción se derrame a todo nuestro pueblo, que no es otra cosa que el mundo entero, para romper con la inercia de deterioro y salir al encuentro de un mucho mejor mundo para todos.


Luis Gasca


9 may. 2010

Al encuentro de nuevos caminos



Qué extraño, ahora que tengo el corazón y el alma llenos de energía para escribir la reflexión más convincente, el papel me ha traicionado… ha hecho amistad con la goma, y cada vez que intento que las palabras se fundan con las reflexiones… se burlan de mí, obligándome a detener el lápiz y a retomar las ideas, una y otra vez.

Pero lo que quiero decir hoy, es tan importante para mí, que no tengo más remedio que continuar, aunque sea tropezándome con los pensamientos, para salir al encuentro de las reflexiones; esas que algunas veces nos envuelven con su manto de consciencia, esas que nos ayudan a encontrar el camino.

Casi hemos cumplido doscientos años de que alcanzamos nuestra independencia y nos constituimos como nación, casi hemos cumplido doscientos años que nos unimos y entre palos y picos, cansados del maltrato; salimos al encuentro de nuestra identidad. Sin miedo rompimos con casi trescientos años de vergüenza y alcanzamos la libertad.

Y…quizás este movimiento, este remolino de lucha que se derramo y dio como fruto nuestra Nación, nuestro México, nuestro querido México… nos agotó tanto que no pudimos más, que la consciencia se debilito dejándonos a merced de nuestros miedos; confundiendo nuestra identidad y mestizaje, envueltos en la desconfianza, caminando resentidos. Navegando a la deriva, sin rumbo fijo, siempre con la esperanza de alguien resuelva lo que tenemos que resolver como nación.

Ahora, doscientos años después, sin lugar a dudas ha llegado el tiempo de volver a unirnos como nación; sin palos ni picos, sin líderes que nos confunden y que sólo persiguen su beneficio, dejando atrás la desconfianza. Ha llegado el tiempo de romper con el miedo; ese acuerdo entre cobardía y consciencia que ofrece muy poco. Ha llegado el tiempo de plantar nuevos valores en esta tierra de ensueño, es este el tiempo en que debemos aprender a creer en nosotros; nosotros mismos, nosotros familia, nosotros ciudad, nosotros estado…nosotros nación.

Este es el tiempo de ir al encuentro de nuevos caminos, dejemos de esperar que otros hagan lo que todos tenemos que hacer. El cambio en nuestro país no va a venir por nuestros gobernantes, tampoco va a venir de nuestros empresarios, el cambio tiene que venir de la sociedad civil; no con palos ni picos, ni resentimientos. Hagamos el cambio mirando hacia adelante, trabajando juntos, promoviendo nuevos valores; la confianza, la lealtad, .la honestidad y el amor a la nación.