31 may. 2009

Tiempo de enfermedad... tiempo de renovarse


Repentinamente los vientos de la enfermedad han llegado a nuestras vidas y, como siempre pasa, nos han tomado por sorpresa; mostrándonos lo frágiles que somos, sacudiendo el cuerpo y el alma de quien camina por esta prueba y de todos lo que estamos cerca.

¿Será que este drama nos sacude tan íntimamente porque nuestra fe no alcanza más que para la salud? ¿Será que estamos tan centrados en lo material que seguramente no hemos entendido el verdadero sentido de esta vida, que creemos que permanecer es más importante que fluir, que tener es mejor que disfrutar, que tomar ofrece más que compartir?.

De alguna manera todos hemos pasado por esto, pero... ¡qué fácil es hablar cuando estás sano, lejos del sabor amargo del trance que sólo conocen los que en él están inmersos!, sin embargo, me gustaría que camináramos con esta reflexión:


Para mí, la enfermedad es la manifestación clara y contundente de que el cuerpo se ha desfasado del espíritu y por ello todo en nuestro ser se detiene de golpe pidiendo un respiro, un tiempo para reencontrarnos en el silencio y el dolor: la mejor medicina que conozco para sanar el alma.

¿Qué no será que la enfermedad es la gran oportunidad que nos regala la vida para juntar el corazón y el espíritu, ya que en medio de la incertidumbre, el miedo, el silencio y el dolor, está la ocasión de fundirlos para la paz? ¿Qué no será que nuestras dolencias nos permiten reencontrar el camino de la vida, recuperar el corazón perdido, aunque esto no necesariamente signifique recuperar la salud?

Quizás recuperar la salud no sea lo verdaderamente importante, sino vivir intensamente el paso de la enfermedad por nuestras vidas, ya que su paso nos prepara para volar libres en la tierra o el cielo, para caminar con lo que somos o seremos, tomando de la mano nuestros anhelos y los del cielo, dejando ser a nuestros miedos, fluyendo para la vida, siempre para la vida.

Y los que estamos cerca…, en medio del torbellino, con la guardia baja por tanta fragilidad, queriendo llevar una carga que no es nuestra. En medio de todo esto.. ¡¡¡que ocasión para acompañar en el camino a nuestro ser querido, ofreciendo lo mejor de nosotros, aprendiendo de la vida y las sorpresas que a veces nos ofrece; haciendo amarres de amistad y cariño que permanecerán en nuestro corazón el resto de nuestras vidas!!!.

Más allá de todo esto, de las jeringas y los papeles llenos de estudios, para mí este tiempo de enfermedad es el tiempo de nosotros mismos, tiempo en el que si queremos podemos sanar el espíritu, dejándolo que envuelva al cuerpo y se manifieste con alegría, intensidad y sobre todo ganas de seguir en el camino con toda la fuerza, con…., con….,




¡¡¡¡NOSOTROS MISMOOOS !!!!


___________________________________________________________


Querido Toño, te deseo que la salud este pronto de vuelta en casa, entretanto recibe un caluroso abrazo y todo mi afecto.



21 may. 2009

Mi grupo favorito



.......Cómo conocí a este talentoso grupo que ya tiene 40 años de rockandrollear
.
Por: Fernando Ramos Mendoza


.......Un día de 1992, cuando tenía 13 años, un amigo y vecino con quien compartí varios años de amistad subió como tantas otras ocasiones a la azotea de su casa -la cual daba al nivel de la ventana de mi cuarto del segundo piso- donde normalmente platicábamos, veíamos televisión y jugábamos algún videojuego de Nintendo. En aquella ocasión me mostró un casete que llevaba en la mano, al cual se refirió diciéndome: “escucha esto, está muy bueno”, Inmediatamente fui por mi grabadora y con una extensión la pasé entre los protectores de la ventana para escuchar la cinta, después de oír un par de frases y groserías del vocalista tomé la caja y miré la portada: “En vivo y a todo calor, El Tri” se titulaba.

.

.


Como en ese tiempo no tenía dinero para comprarme un álbum nuevo cuando yo quisiera, fui a la tienda de discos y me compré un casete limpio para grabarlo en mi tocacintas a la antigüita, ¿se acuerdan?: colocabas la cinta original en el compartimiento A y la cinta virgen en el B, en ambos casetes recorrías la cinta transparente hasta antes de que la cinta color café pasara el algodoncito, dabas play en A y después rec + play en B, al terminar cortabas con pausa en B y después stop para evitar que se oyera el corte.



Lo escuchaba 5 o 6 veces al día, una vez seguida de otra, al estudiar, al barrer el patio, con audífonos o al ordenar el cuarto, cuando se podía, subía el volumen hasta casi ¾ de la capacidad y con suerte mi madre no subía a tocarme la puerta diciéndome que le bajara y que por respeto a los vecinos pusiera algo sin tantas groserías, esa parte se repitió tantas veces que se volvió una rutina con mi madre. En 1992 no escuché otro álbum que no fuera aquel grabado por mí mismo


......Cuando entré a la prepa, con frecuencia, repetía las frases y parte de las canciones de aquel álbum, ya que en poco tiempo me había aprendido por completo todas incluyendo los diálogos del concierto en vivo. A varios compañeros les causaba gracia mi raro fanatismo y comenzaron a expresar sus comentarios acerca del grupo, “Es un ruco que cae mal“, “Compone canciones de cualquier cosa “, algunos otros me decían que en sus casas tenían un par de LP’s de sus hermanos mayores y alguno que otro un CD. Para 1993 y 1994 ya me había hecho de 3 álbumes mas, los más recientes, ya que sacaban uno cada año, aunque mi favorito seguía siendo el grabado ya que se escuchaba muy bien y en las tiendas de discos era de los más caros. En junio de 1994 alguien me dijo una vez: “Sabes que viene el Tri al centro de convenciones “. Llegando al salón de clases, después de la noticia, la mayoría de mi grupo de amigos ya sabía del concierto y empezamos a ponernos de acuerdo. A la hora del primer descanso, el cual era de 15 minutos, un compañero del mismo grado pero de otro salón se acercó a nosotros con un bonche de boletos en la mano y ofreciéndolos en venta, 35 nuevos pesos cada uno, lo recuerdo muy bien, tomé el mío y le prometí pagárselo al día siguiente.

.

......Uff, sería mi primer concierto al que asistiría y no pensé en otra cosa más que en ir. Al llegar a casa, después de clases, esperé a mi papá a que llegara del trabajo, normalmente me hubiera dado inseguridad pedirle dinero fuera de quincena pues ya había recibido anticipadamente lo que me tocaba para mis gastos, pero en esa ocasión, no sentí nada: “Papá, viene el Tri y quiero ir, cuesta 35 pesos el boleto, ¿me das?”, nunca dijo que sí, solo empezó a dar recomendaciones diciéndome que tuviera mucho cuidado y que me llevara mis botas industriales con casquillo que él me había regalado, entonces, se metió la mano a la bolsa y me entregó 35 pesos. Para entonces ya había comprado un par de playeras del grupo, las cuales estaban algo gastadas por el frecuente uso, pero escogí la mejor para el concierto. No recuerdo haber llegado con tanta anticipación a ningún lado como esa vez, fueron 5 horas antes del concierto, cuando a mis 29 años nunca llego temprano a ningún lado y si tengo que esperar 20 min a alguien es una verdadera desesperación. Llegó la hora del acceso, yo era el primero en la fila, recuerdo que me incomodaba cuando alguien se me ponía a un lado mío como queriéndome quitar mi lugar. No hacía caso a otra cosa que no fuera al guardia que quitaría la baranda para entrar. Cuando al fin lo hizo, me revisaron y me dirigí por el pasillo que llegaba hasta la entrada del auditorio a un paso acelerado, como si ya fuera tarde y para que nadie llegara antes que yo, entré, me dirigí a la pista, tomé las barras de seguridad frente al escenario con las dos manos y de ahí no me moví hasta que se acabó el concierto. Recuerdo perfectamente cuando el líder del grupo, Alex Lora salió con un pasamontañas cantando la rola de “revolución 94’” inspirada en aquellos sucesos de aquel entonces en la selva de Chiapas y en honor al Subcomandante Marcos quien era originario de mi ciudad Tampico.


Todavía recuerdo el pillido en los oídos cuando se acabó el evento y prendieron las luces, me empecé a sentir cansado y nos fuimos a nuestras casas.
Esta es una de las anécdotas que más recuerdo de mi adolescencia, me trae muchos recuerdos y fue el inicio del gusto por la música de este grupo. A la fecha tengo toda su discografía que empecé a juntar desde aquel 1992 y que cuando pongo un álbum me viene a la memoria recuerdos del año en que lo compré, de amigos, de novias y de cartas que en ocasiones escribía usando parte de las letras de esas canciones.





......A mí, como a la mayoría de los seres humanos, nos gusta recordar momentos de nuestras vidas que nos llenan de nostalgia y que en algún alocado pensamiento, nos gustaría volver a vivir. Y muchos de esos momentos son llamados a nuestra mente mediante un factor de conexión el cual puede ser una canción, un comercial, una película o simplemente un momento de reflexión o meditación.
Saludos.

17 may. 2009

La espada y el espíritu


Por Carlos Castillo Peraza

“A la larga el espíritu termina siempre por vencer a la espada”. La frase es de un especialista en combates, Napoleón, y no falta quien asegure que, al pronunciarla, el tono del genio de la guerra fue claramente nostálgico, tal vez porque finalmente comprendió la impotencia y la derrota finales de la fuerza, más allá de oropeles, cañones, batallas, sables, condecoraciones y desfiles. Al fin y al cabo, el gran corso comprendía lo que un siglo más tarde explicaría Christopher Dawson: que los acontecimientos que han transformado al mundo y cambiado radicalmente el rumbo de la historia humana “tuvieron lugar bajo la superficie de la historia y pasaron inadvertidos”, seguramente porque fueron obra de “hombres insignificantes y desconocidos cuyas palabras y cuyos actos resultaron incomprensibles para la cultura de la época”.

Las reflexiones precedentes vienen al caso después de la lectura de una deslumbrante entrevista concedida por la Madre Teresa de Calcuta al semanario italiano “Il Sabato”. La inquebrantable fragilidad de la religiosa desarmó con su sencillez al reportero, al responder a las preguntas de éste acerca de la paz y de ese mal que ahora llena las páginas de los periódicos, agita las aguas de los congresos médicos y hace correr tinta y reactivos en los laboratorios: el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, conocido como Sida.

En relación con la paz, la religiosa de origen albanés bordó este poema:
“El hombre necesita silencio
El fruto del silencio es la oración.
El fruto de la oración es la fe.
El fruto de la fe es el amor.
El fruto del amor es el servicio
y el fruto del servicio es la paz.
La paz proviene de quien siembra el amor
transformándolo en acción”.

Desde el testimonio de quien ha dedicado su vida a acompañar a morir a los miserables entre los miserables, este silogismo, incomprensible para los profesionales de la diplomacia y los especialistas en violación de pactos -¿no serán los mismos?- podría parecer absolutamente ajeno a las leyes del razonamiento lógico y completamente ayuno de realismo político.

Y, sin embargo, algo en el interior de la conciencia nos dice que el razonamiento de la Madre Teresa es impecable. Que las palabras de paz que fluyen desde las tribunas –enanas o elevadas- de un mundo sometido a la razón del más fuerte y a la astucia del más pícaro carecen del arraigo y de la veracidad que tienen las frases de la religiosa. Que el ruido aturdidor de los discursos debe parar y que una cura de silencio sería más provechosa que tantas falsas terapias estrepitosas. Que no puede ser cierto el discurso de la paz cimentado en arsenales y polvorines, en mentiras tácticas y en diálogos falsos, pacifismos mañosos y maquiavelismo.

A la larga ¿generará más paz la acción de Contadora o la reunión de Esquipulas que el callado amor trasformado en obras de un puñado de hombres y mujeres que arriesgan la vida, sin más propósito que el de vivir la fe que profesan? ¿Quiénes son, en definitiva, los señores de la historia? ¿Los “estadistas afortunados” y los “revolucionarios triunfadores” o los “hombres espirituales a los que el mundo no conoce, agentes invisibles de la acción creadora del espíritu”? ¿Donde es más hombre el hombre? ¿En los fastuosos pasillos y salones de las conferencias de paz o en los humildes “morideros” de Calcuta?

En cuanto al Sida, la Madre Teresa dijo al periodista que la entrevistara en Roma: “Es consecuencia del desajuste moral y un llamado de Dios al hombre para que éste cambie de camino, sí, pero también nos ayuda –porque es algo que nos puede suceder a todos- a perdonar más ampliamente. Por medio de este mal –que ocasiona sufrimientos terribles- Dios nos muestra que necesitamos pureza de corazón y vivir de acuerdo con el diseño con que fuimos creados… Aunque la enfermedad es espantosa, su misma dimensión nos habla de la misericordia de Dios y de su perdón. Yo he visto cambiar radicalmente la vida de hombres que, después de dedicarse completamente al pecado, mueren compartiendo con Jesús sus horribles dolores…”

Una vez más, una mujer pone al mundo ante la única forma de hacer frente al sufrimiento en el mundo. Por una parte, es preciso hacer todo lo que esté al propio alcance –social, económica, política, apostólicamente- para hacer bien a los que sufren. Este es el aspecto visible de lo que la enseñanza cristiana ha llamado desde los tiempos de sus orígenes las “obras de misericordia corporales”: dar de comer al hambriento, de beber al sediento, posada al peregrino, vestido al desnudo, compañía al enfermo y al preso, sepultura a los muertos…. Es el ámbito del amor que se hace acción, a veces sencilla y en ocasiones heroica.

Pero no terminan ahí las posibilidades ni los deberes de quienes compartimos el credo de Teresa de Calcuta. La raíz de la paz es doble: el hacer bien al que sufre debe completarse- como lo ha escrito luminosamente el Papa Juan Pablo II- con otro hacer más hondo y radical: “hacer el bien con el sufrimiento, es decir, vincularlo al dolor que redime, darle sentido como “materia prima de salvación”, según la feliz expresión de Michel Quoist. El señorío del espíritu sobre la espada no se logra sólo con la acción caritativa. Hay que ir más allá, a la dimensión sacerdotal del bautismo que, en un pequeño libro recientemente editado, explica el R.P. Ricardo Zimbrón Levy.

Y esto puede ser aún más incomprensible, pero incomparablemente más fecundo.

Publicado en "El Diario de Yucatán" el 22 de julio de 1987.





http://www.youtube.com/watch?v=iDp1tY7U8_M

http://www.youtube.com/watch?v=CJGlveZ5h7w

http://www.youtube.com/watch?v=C5vfAKg6GJI

13 may. 2009

¿Qué, ya no te quieres casar conmigo Cutupache ??


Cómo olvidar esa noche que no podías dormir cuando tenías dos años, te pasaste a nuestra cama y junto a mí te quedaste dormida. Al amanecer al sentirte mojada te levantaste como rayo y rumbo a tu cuarto me gritaste furiosa:

¡¡¡¡ AAAYYY PAPÁ, TE HICISTEE!!!!

_________________________________________________________

¡Cuántas como esa anécdota hemos vivido y disfrutado todos estos años de relación y de encuentro familiar!. Ahora en un santiamén, sin más ni más, me encuentro con que ya no eres una niña, veo que la vida se nos ha pasado sin tregua mucho más rápido de lo que mi corazón deseaba. En un suspiro te soltaste de mi mano y te convertiste en mujer, y yo…. en mi incredulidad no me he dado cuenta de que has dejado de ser una niña, y que el tiempo en que querías casarte conmigo se quedo tan lejoooos…. como tus primeras muñecas.

Igual se nos fue el kinder, la primaria y el tiempo de escuela que sin pensarlo demasiado corrió como el viento fresco, convirtiéndote en una esperanza, para ti, para lo que vendrá y para este mundo tan ávido de gente libre y sencilla como tú.

Pues bien, ahora mi niña quisiera compartirte alguna de las pocas cosas que he aprendido en este tiempo de recorrer el camino, no me gustaría que sonaran a consejo; no soy sabio ni estoy tan viejo, no quiero predicar porque para entrar al cielo existen tantas puertas como anhelos, sólo quiero exponerte algo de lo que he descubierto.

Quiero contarte que he aprendido que el miedo y la culpa son la venda que nos impide ver el cielo, desde que nacemos nos vamos envolviendo en el manto del miedo y renunciamos a la libertad que Dios nos regala, para mí este tiempo es el momento para romper nuestra relación con el miedo. No existe absolutamente nada por lo que debamos de tener miedo, debemos renunciar a él para promover la libertad por la que fuimos hechos.

Somos responsables de todo lo que hacemos, toda causa tiene un efecto de manera que –a querer o no- somos los responsables de nuestras causas y efectos. Mas eso nada tiene que ver con la culpa, la culpa te atrapa dentro de ti mismo y la vida no se trata de eso… Noooo…..yaaa noooo; todo lo que hacemos, agua o fuego, no es más que el camino a la libertad que estamos intentando alcanzar, por eso, aunque nuestros prejuicios nos quiera atrapar en la culpa no debemos permitirlo, este ya no es su tiempo y tenemos que vivir sabiendo eso, nacimos libres y así tenemos que caminar junto con nuestras causas y efectos.

Lo único que tenemos en nuestro andar es cada momento, por ello debemos de llenar nuestros pequeños diferenciales de momento con pasión, tenemos que caminar cada segundo amando lo que hacemos; gritando, llorando, escalando, riendo, amando, lo que sea que estemos haciendo lo debemos de hacer con todo nuestro ser, para mi ese es el secreto, lo demás vendrá cuando el Patrón lo decida.

La mejor parte de todo esto, son los sueños, ellos son el puente entre la tierra y el cielo, son la manera más simple de romper con los límites del pensamiento para ir en el sentido correcto, yo te digo que a través de ellos es como logramos la libertad, esa que tanto te he contado y buscado, esa por la que hoy me siento feliz de estar aquí : luchando, admirando, peleando, amando, descubriendo a cada momento la maravilloso que es estar vivo, compartiendo contigo.

Hay que vivir sencillo, trabajando sólo en lo que amamos, disfrutando lo que la vida nos va regalando con el producto de nuestro esfuerzo, compartiéndolo con quien lo necesite, siempre atentos a la necesidad de otros; el dinero tiene valor sólo cuando lo compartimos, entendemos el verdadero valor de las cosas materiales cuando no permitimos que la marmaja se apodere de nuestro corazón y nuestros sueños. Creo que hay que dejar que el dinero fluya, no apretar mucho la bolsa porque nos gana la avaricia, no abrirla demasiado porque se convierte en despilfarro, sólo hay que tenerla abierta para que fluya el dinero, sin preocupaciones.

Amate sobre todas las cosas, el camino al cielo parte desde nuestro corazón, por eso, quiérete con toda tu alma a cada momento, eres un regalo del Universo, es tu responsabilidad estar en paz contigo misma y no conozco otra manera que amar lo que eres. Disfruta de tus virtudes y defectos, son un regalo de Dios. No eres más grande que nadie, ni más pequeña, mira a todos al nivel de tus ojos y trátalos con cariño, con la mayor dulzura que puedas, eso ayudará a tu espíritu y se reflejará sin dudas en todo tu ser.

Bueno mi niña, me he pasado unos grandes veintisiete años conviviendo contigo, feliz de ser tu padre, te deseo que siempre tu camino este lleno de luz y que alcances tus sueños.

TU PAAA!!




11 may. 2009

¿Dónde está nuestra fuerza de vivir?


Por: Sandra Olalde Cortés

Escuchando música a las 3 de la madrugada, sintiendo el frío propio de la época del año, reflexionando en las cosas que me mueven, en las ganas, en el brillo de mi personalidad, siendo uno de nuestros miedos como humanos, el no encontrar la felicidad… me pregunto … ¿en dónde está nuestra fuerza de vivir?, ¿de dónde sale esa energía?, y basta con detenernos un poco a respirar en medio de un lugar abierto, caminar , cerrar los ojos y hacer introspección, si cada uno de nosotros se tomara 5 minutos en buscar dentro de nosotros mismos lo que nos llena, sería mucho más sencillo regalar una sonrisa al nuevo día que está por comenzar, es genial regresar a lo básico, disfrutar cada instante que nos regala el universo.

Se que en estos tiempos la vida se ha vuelto rutinaria, peligrosa, nos obliga a sentirnos a la defensiva, sobreviviendo, caminando por la calle mirando al piso, pasando de largo ante miles de detalles que ahí están… qué hay de malo en sentarnos sobre el borde de la cama y mirar como las nubes se mueven en la misma dirección, cerrar los ojos y escuchar al mundo latir, caminar descalzos sobre el pasto, observar la sencillez de los niños jugando, despertar abrazados de la persona que amas, enamorarte de la luna llena, soñar viendo las estrellas titilando en el manto obscuro de la noche, endulzar nuestros momentos con los sonidos armoniosos de un buen disco, disfrutar una pasta italiana, dejar ir lo que ya concluyó, no regresar la mirada.

En fin, la felicidad está desbordada alrededor nuestro, es ahí donde fluye nuestra fuerza de vivir, es la diferencia entre dejar pasar los días en blanco y hacer de cada instante una sinfonía llena de matices , sentir, disfrutar vivir lo que hacemos, es ahí donde nace nuestra inspiración, nuestras ganas de seguir aquí, la fuerza que nos mueve….la vida es muy breve, no te limites al sonreír…

8 may. 2009

Marley y yo



Por Fernando Ramos Mendoza
.
...Cuando renté ésta película pensé que sería un refrito mas de comedia americana (a pesar de los buenos actores). Pero la verdad es que es una verdadera mezcla de comicidad y reflexión en varios aspectos, desde las decisiones como parejas jóvenes, la comprensión y la fidelidad que un perro como tu mascota te puede entregar siempre que tu le entregues el cuidado y cariño que se merece. Yo nunca he tenido un perro el cual dependa exclusivamente de mi, tuvimos en ocasiones un par de perros de la familia a los cuales no supimos brindarles la vida que se merecían. Al ver esta película me dieron ganas de reivindicarme y darme una nueva oportunidad para retomar una responsabilidad como la es el integrar a mi familia la compañía de un perro. Enfatizo mucho en ésta especie de mascota ya que pensando detenidamente no logro encontrar otra especie que cubra las cualidades y bondades de un canino.

...Este filme realmente logra que tu lado sentimental y de humanidad se asomé por un instante, como lo es mi caso.

...En ocasiones nos desesperamos en nuestros hogares porque las cosas no salen como quisiéramos que sucedieran, nos exaltamos y tomamos decisiones sin antes haber afrontado el problema y proponerle al menos una solución. En este película se muestra explícitamente la manera en que la serenidad y la paciencia, al final de cuentas, logra mantener unida a una familia, incluyendo a la mascota, quien después de colmar la paciencia de los actores supieron primero, darle prioridad al amor y al cariño, para después calmarse y pensar en la mejor solución.

...No soy muy bueno para extraer las reflexiones que nos dan situaciones como la de este film, pero en definitiva, si tuviera que definir con una palabra esto qué trato de decir sería: PACIENCIA,… y mas con los seres que quieres. Y para los que tienen un perro o una mascota que han llegado a olvidar o no le han dado el trato que se merece, vean esta película que se los hará cambiar de opinión.
Saludos...

4 may. 2009

Estoy...estoy...aquí estoy....donde quiero estar


... y olvide compartir cómo la vida cotidiana ha estallado ante mis ojos de tantas nuevas formas, me olvide compartirte que lo más sencillo es lo mejor que tengo hoy entre mis manos.


____________________________________________________________________

Esta es la carta que el día de ayer me mandó mi sobrina Michelle, ha encontrado su camino en la religión, cerca del Patrón. Sin lugar a dudas; cada palabra esta sustentada por la congruencia y sencillez de su forma de vida.

Gracias Mich


_________________________________________________________________________
Querido Luis:

Cómo se va el tiempo... tengo ya 3 meses en este bello lugar y al recibir tu correo me cayó el veinte una vez más que para dejar hablar al corazón no hay que esperar grandes acontecimientos, palabras o discursos elaborados que tengan sentido maravilloso, basta con dejar que sea el mismo quien hable y se muestre tal como es.

Y eso me pasó en este tiempo, una vez más me encontré sentada esperando algo grande y maravilloso, una magnifica inspiración para escribirte algo que te gustara y te impresionara y que te sintieras orgulloso de mi y se me pasaron los meses... y olvide compartir cómo la vida cotidiana ha estallado ante mis ojos de tantas nuevas formas, me olvide compartirte que lo más sencillo es lo mejor que tengo hoy entre mis manos.

Quería decirte y asegurarme que con mis palabras te convencieras que tome una buena decisión que todo es exactamente como lo imaginé, que ahora conozco más sobre Dios.

Pero... hoy es distinto.. todo lo que tengo es hoy...

Hoy... no te quiero convencer, hoy no quiero dejarme llevar por mi necesidad de sentirme amada y aceptada, hoy Luis quiero abrir mi corazón y con libertad contarte cómo estoy...

Estoy en proceso de re-encontrarme con mi propia historia, para abrazarla, sanarla y gozarla.

Estoy en búsqueda del Amor que sustente mi vida y me fortalezca para ser fiel en mi respuesta.

Estoy descubriendo que en lo más pequeño y en lo más sencillo es dónde experimento más el Amor de Dios.

Estoy aprendiendo a guardar silencio para dejar que otros y otras hablen, a vivir el presente, disfrutar lo cotidiano sin esclavizarme del pasado o del futuro.

Estoy conociendo y aceptando mi propia miseria, mis límites, mis heridas, mis defectos, para saber que también son parte de mí, que no los puedo esconder, ni me puedo engañar creyendo que todo lo que hay en mí es perfecto.

Estoy en el intento por aprender a compartir mi vida con otras mujeres que como yo han elegido seguir a Jesús desde una vida alternativa; la vida religiosa.

Estoy enamorada de la esperanza y la utopía de que en la Persona de Jesús de Nazaret esta el motor y el horizonte por el cual quiero dejar conducir mi vida. Un Jesús que me ha cautivado en el rostro de los demás y en su presencia latente y actual en el Evangelio.

Estoy tratando de profundizar y echar raíces en este misterio de la Fe, para quizá algún día lograr dar respuesta y razón y explicar todo lo que mueve mis entrañas y mi corazón. Para que tal vez ese día no tenga la sensación de querer convencer a los que amo que lo que he elegido... lo he elegido bien...

Estoy.. estoy... estoy.. aquí estoy...donde quiero estar, estoy en camino, en búsqueda, a veces me canso y me detengo, otras me enojo y lloro, otras veces estoy riendo, otras hablando, expresando y experimentando, otras en silencio y gozando, respirando profundo ensanchando mi alma, unas veces dudo y pregunto, algunas veces me responde, otras espero, algunas veces creo y confío, otras veces me confundo y tiemblo, unas veces estoy en crisis, otras en calma, hay días que creo, aguardo, observo y casi siempre cuando me detengo y me libero es que participo de mis sueños y simplemente sostengo mi propia vida entre mis manos, me atrevo, salgo de mi misma... y ensayo sobre mi vida, sobre mi nuevo estado de vida que me apasiona.. y es por eso que hoy te recuerdo y te escribo...te quiero y te bendigo...

Con todo mi amor
Michelle

1 may. 2009

What a Wonderful World



Por Jorge Enrique Gasca

A lo largo de estos años he tenido innumerables encuentros informales y cotidianos –fuera del contexto de ceremonia- con el Marakame Don Pedro Valeriano, de los que ha resultado una estrecha amistad entre nosotros.

De esta manera, he tenido la oportunidad de charlar y comentar con Don Pedro los temas más diversos que van desde nuestra vida privada a la preocupación compartida por el futuro de la humanidad, de la pasión por el futbol al dolor e indignación por la injusticia y la pobreza que se vive en México y en el Mundo, de la política a nuestro gusto por la música y el arte, por mencionar algunos.

A principios del 2009 Don Pedro nos pidió a Sebastián y a mí que lo acompañáramos a Zirahuen, Michoacán, a un encuentro con viejos amigos, muchos de ellos practicantes y representantes de la Tradición Indígena de América. Diez horas de carretera en el viaje de ida y vuelta nos permitieron abordar distintos temas.

Comparto las palabras de Don Pedro alrededor de uno ellos……


___________________________________________________

Me complace y alegra que el capitalismo esté entrando en un proceso de descomposición que lo llevará, mucho antes de que yo hubiese imaginado, a su caída definitiva.

Los abuelos de la Tradición Indígena sabíamos hace mucho tiempo que el saqueo salvaje que el capitalismo del hombre moderno ha desatado con los recursos de la tierra, tarde o temprano colocaría a todos los pueblos del mundo y a toda forma de vida en el globo terrestre a la orilla de un abismo insondable.

A los hombres que llevamos los bastones de las tradiciones indígenas de América, nos resulta incomprensible e inconcebible que el hombre occidental con todo y sus adelantos científicos pase y sigue pasando por alto una cuestión de aritmética elemental: 1 tonelada de uranio mal utilizada, 3 especies vegetales o animales extintas, 5 hectáreas de selva levantadas, 2 ríos contaminados, 8 niños muriendo de hambre en el mundo cada minuto, se restan de sus universos sin el mayor malabarismo matemático y disminuyen irreversiblemente el patrimonio de quince mil millones de años que nos ha sido entregado a cargo como préstamo. Patrimonio que, cuando menos, tendríamos que pagar con la medida de nuestra plenitud como especie. Digo cuando menos porque en realidad nos correspondería como hermanos mayores de la creación multiplicar los talentos, tal y como nos enseñó Jesús, el maestro de Galilea.

No se entiende cómo la extravagante ambición de poder del hombre moderno lo haya cegado hasta el punto de ser incapaz de imaginarse un futuro sustentable más allá de su propia generación. Es al menos un grotesco espectáculo presenciar cómo los hombres del poder político, económico y religioso del mundo moderno han acordado con premeditación, con inconsciencia o por omisión, el suicidio bien comportado y hasta festivo de toda la especie humana, con el peligro de que tal suicidio arrastre consigo a toda forma de vida en la tierra; aceptando quién sabe porque pervertidas razones que su único deber es asegurar la continuidad de un estatus quo capaz de garantizar el modo burgués de vivir de un puñado de privilegiados, mientras las grandes mayorías se debaten entre la vida y la muerte en el escenario de la injusticia, la pobreza, la insalubridad y el hambre. Es un espectáculo aún mucho más grotesco que las grandes mayorías de los pueblos del mundo hayan aceptado como propio de la ‘naturaleza humana’ el destino acordado por un puñado de “hombres poderosos”.

Mientras llega el fin de la era del capitalismo urge que las mujeres y los hombres de buena voluntad de todo el mundo aceptemos el cargo de acompañar el alumbramiento de la nueva humanidad, de la humanidad de maíz.

¡Ese es el sentido profundo de las ceremonias y rituales de los pueblos autóctonos del mundo! Si no fuera ese el sentido, nuestras prácticas quedarían en ritos trasnochados o en radical manifestación de un 'new age' que sigue rindiendo culto a la superestrella del mundo moderno: el ego. Soy chamán, soy vidente, accedo a la conciencia alterada, soy guerrero siguen siendo cárceles de la percepción -aunque últimamente gocen de tanto rating - si no desgarran el velo del ‘yo’ para aventurarse al encuentro de amor gratuito y de servicio al otro, con el propósito de que ese otro nazca a su cuerpo de luz, mientras celebramos la fiesta del surgimiento de la nueva humanidad.

Por supuesto que en el trance de 'dar a luz' irremediablemente caminaremos en eso que llamamos ‘sufrimiento’, lo que no significa que se haya extraviado el Hombre-Humanidad. En medio del puente, en el altar de la contradicción y de la reconciliación, en la tierra, seguiremos cantando a los cuatro vientos con Satchmo... ¡What a a Wonderful World!






_______________________________________________________

I see trees of green, red roses too
I see them bloom for me and you
and I think to myself what a wonderful world.

I see skies of blue and clouds of white
the bright blessed day, the dark sacred night
and I think to myself what a wonderful world.

The colors of the rainbow so pretty in the sky
are also on the faces of people going by
I see friends shaking hands saying how do you do
they're really saying I love you.

I hear babies crying, Iwatch them grow
they'll learn much more than I'll never know
and I think to myself what a wonderful world
yes I think to myself what a wonderful world.


Veo los árboles verdes, rosas rojas también
los veo florecer para mí y para ti

Y me digo a mi mismo qué mundo tan maravilloso.

Veo el cielo azul y las nubes blancas
El bendito brillo del día, la sagrada obscuridad de la noche
Y me digo a mi mismo qué mundo tan maravilloso.


Los colores del arco iris tan bonitos en el cielo
Están también en los rostros de la gente que pasa

Veo amigos que se dan la mano diciendo: ¿qué tal como estás?
En realidad se están diciendo: ¡té amo!

Escucho que los bebés lloran y los observo como crecen
Ellos aprenderán mucho más de lo que yo nunca sabré.

Y me digo a mi mismo qué mundo tan maravilloso.
Sí.. me digo a mi mismo qué mundo tan maravilloso.