20 nov. 2010

El sueño que sueñas en la lejana tierra...


Recibí esta carta de Juan mi hermano, es la respuesta al post "Rompiendo con el pasado" ... me ha dejado un boquete en el corazón, derramando el sentimiento...

_____________________________________________


Carnal:

Tengo esta carta perdida entre mis cosas, que debí haberte enviado desde hace algún tiempo, pero que ahora a raíz del día de los muertos y del cercano aniversario de la muerte de nuestro Jefe, te envío...
Esto es lo que yo pienso que él te hubiera dicho... o que mejor dicho; es lo que me dicto para que yo te lo dijera

Un abrazo...



RESPUESTA DE DN. CELE
Con cariño a Jose Chalón a 16 años de su partida...

Querido hijo, este sueño que tú sueñas allá en la lejana tierra…
me llena de nostalgia y alegría, reviviendo ese pedacito de eternidad,
que deje en mi fugaz paso por aquellos rumbos
mas sin embargo ahora estoy aquí presente, en el mismo sitio en donde amé a mi gente.

Hijo, tus reflexiones han llevado a conmoverme, sintiendo un nudo en la garganta…
Remontándome a ese lugar y aquellos tiempos, donde se vivieron intensas aventuras
que sin duda los llevaron a ser parte lo que ustedes son ahora
y que seguramente ocupan un lugar especial en el baúl de sus recuerdos.

Ahí despertó su espíritu inquieto y desbordado, con toda esa magia fabulosa…
que los llevaba a convertir aquella estopa en un furioso y profundo océano encabritado
O de las jaulas de corcho, para custodiar enormes insectos ponzoñosos…
O qué decir de las improvisadas pipas de carburo
O de las azoteas, un territorio secreto e inexplorable
O sus sonoras carcajadas, al volar un vidrio en pedacitos
O su inocente osadía de arriesgarse, para aceptar a un nuevo miembro en la pandilla

Pero sabes…
Aunque ustedes pensaban que nadie los veía
Ahora que estoy en este espacio iluminado…
ya por las tardes cuando el sol se mete
El Gran Patrón sonriendo ha revelado;
que lo tenían chambeando horas extras para cuidar que nada les pasara,
ya que tenía reservado, heredarles la gran misión que a mí me puso…
de transmitir a sus hijos la pasión, por gozar la vida con las cosas simples
con una inquebrantable fe a toda prueba, con un cariño más grande que la tierra

Por eso hijo mío….
En este ir y venir de despertares
Sigue soñando que yo sueño aquí en el cielo


Juan José Gasca


CARTA ORIGINAL...

Estamos remodelando la oficina y por ello estas semanas han transcurrido en medio del ruido penetrante de las pulidoras, del sonido seco que producen las macetas y los marros; de una manera sutil, en menos de tres semanas esto se ha vuelto un caos. Algunas veces, me encuentro frente mi impaciencia y otras tantas con mi deseo incontenible de terminar con esta remodelación que a veces me hace sentir desesperado, y otras feliz al ver cómo se van transformando los espacios de este lugar tan querido.

El polvo ha irrumpido en la oficina como queriendo hacer auditoría; se ha metido en todos los papeles, ha revisado hasta la última póliza, ha invadido todas las mesas y las sillas, buenooo... está en todas las paredes, no sé qué piensa encontrar ahí!!!. Ha buscado en todos mis libros técnicos y los de literatura, y como si eso fuera poco, está en el cabello, las cejas y las pestañas de todos los aquí trabajamos.

Pero… qué maravilla, a cada momento vamos avanzando y le vamos dando la vuelta a este descontrol. La auditoría del polvo casi ha terminado, no sin antes cuestionarlo todo: los papeles que no tiene ningún sentido guardar, los cables viejos que se han quedado encallados en las paredes por el paso de los años y las circunstancias. Cada cosa que encontró ha sido cuestionada, pidiéndonos que nos quedemos sólo con lo necesario.

Ha cuestionado tantas cosas que de pronto… me encuentro platicando con mi pasado, recordando como mi padre tuvo que seccionar este lugar por motivos de supervivencia, poniendo muros que redujeron su Ferretería y con ello su confianza, que por supuesto -y sin que esto sea un reproche- permeó a toda la familia haciéndonos... un poco hippies, un poco rebeldes, muy sensibles, muy conscientes y muy responsables.

Pues bien, hoy todos esos muros han quedado atrás y con ellos se ha ido esta parte de mi pasado que de alguna manera representa la prueba, el fuego templando el acero. Por todo esto y porque el corazón me revienta de emoción, hoy quiero decirte:


Pa, quisiera que soñaras un sueño en el cielo…
Un sueño que te permita venir a la tierra
para que vieras lo que hemos hecho
en tu Ferretería,…en nuestra Ferretería.

Estamos remodelando este lugar y hemos derribado los muros…
esos de los que te has de acordar tanto como yo
o cualquiera de mis hermanos,
esos que atraparon nuestra confianza y nos llenaron de miedo,
haciéndonos sentir tantas veces a la deriva.

Pa, no sé si a ti te pase lo mismo,
pero a mí esto me llena de alegría y sabes pa,
es un poco por mí, pero,… es mucho por ti.

Pasaste tantas angustias luchando por sacarnos adelante,
que ahora que veo este espacio cómo cuando lo construiste
me lleno de alegría y algo en mi corazón me dice:
hemos dejado esto en el pasado.

Ya no tiene ningún sentido recordar lo que vivimos con dolor…
no para mí, y me gustaría que en tu sueño tu pensaras lo mismo…
no para ti, hemos cerrado un ciclo, hemos dejado atrás el pasado.

Pa, quisiera que cuando despiertes de ese sueño,
te sientas lleno de alegría porque esa ya no es más tu carga,
o simplemente... por haber soñado este sueño!!!

14 nov. 2010

El miedo y la soberbia son hermanos... disfrazados


Cuando escribí " Los dejo en buenas manos ", el último párrafo se me perdió entre la tinta y el ruido... y no tuve más remedio que escribir algo provisional. Finalmente apareció entre el sueño y la consciencia, entre la almohada y el frío de la mañana...

Siempre mira de frente todo lo que hay a tu alrededor, tal vez esa sea la solución para volver a hacer este mundo sustentable. El Universo fue creado por el Patrón sin preferencias por nada ni por nadie; esa es la razón por la que todos somos hermanos; lo animal, lo vegetal y lo mineral somos parte de la bendita semejanza que nos une en el Universo; por eso, debes de tratar a todos como hermanos. Mira arriba sólo para contemplar el cielo; ojalá el Patrón se atraviese en tu mirada y tu reflexión. Mira abajo sólo para sentir la tierra y la energía que de ella emana. Y cuando estés contigo, caminando en el silencio… mira tu alma de frente, sin complejos, eres tan grande como todo lo que hay en el Universo!!!

Y ahora, tal vez porque se había perdido, me tiene atrapado, no me deja ir al encuentro de otros párrafos a buscar nuevas reflexiones; y es que nunca había pensado que si todos miráramos de frente a todos, seguramente la mayoría de nuestros grandes problemas, se harían pequeños; no quedaría mucho espacio para la soberbia y el miedo. No tendríamos ningún motivo para pasar sobre otros, ni tampoco habría motivos para dejarnos someter, la igualdad y la consciencia de hermanos reinaría y este mundo de intereses particulares, donde los principales valores se llaman poder y dinero, quedaría suplantado por la hermandad y la confianza.

Cómo podemos resolver el desequilibrio que hemos creado en el mundo, si nuestro corazón esta partido, y muchas veces ni siquiera tenemos consciencia de ello. Cómo podemos remediar el daño que le hemos hecho a la naturaleza, si el alma esta llorando, caminando de la mano del miedo, como si la libertad fuera un castigo; atrapados entre dogmas y promesas que no llevan a otro lugar que no sea la sumisión.

Y los que estamos del otro lado, vamos caminando con el corazón y la soberbia el sendero del poder y el abuso, completamente ciegos e insatisfechos, creyendo que si tenemos más encontraremos la felicidad. Cada vez más solos, cada vez más insatisfechos, cada vez más violentos; como si los demás tuvieran la culpa de nuestra debilidad, de haber bebido la copa de la soberbia.

Sin importar en que lado estemos, hagámonos amigos del silencio y la reflexión, y en el fondo del corazón démonos la oportunidad de soñar sin prejuicios... rompamos con el miedo, la soberbia y todo lo que nos hace vernos como extraños. Dejemos de poner pretextos, encontremos el verdadero fondo del deterioro y salgamos al encuentro de nosotros mismos, para encontrar el camino hacia la paz.