30 ene. 2010

Cuanta prisa… hasta los árboles tienen prisa!!!


Una noche cuando mi hijo Alex era muy pequeño, veníamos regresando de la ciudad de México, estaba recostado en los brazos de su mamá y sólo podía ver el cielo o los árboles que íbamos dejando atrás al paso del coche. A mitad del camino, abrazando su mamila nos comentó completamente sorprendido…

Cuanta prisa…hasta los árboles tienen prisaa!!!

Tal vez mi niño hizo ese comentario porque no podía ver la carretera y eso lo hizo perder la referencia del origen del movimiento, confundiéndose a tal grado que llegó a la conclusión de que todo lo de afuera tenía prisa.

En las mañanas cuando me dirijo al club, invariablemente me integro a un torrente de coches donde todos nos dirigimos con toda prisa a nuestros lugares de trabajo o de diversión o tal vez a la escuela, siempre a toda prisa. Qué no será que hemos perdido la visión de la carretera y ahora de una manera imperceptible estamos confundidos con el origen del movimiento y en nuestra ceguera nos comportamos con tanta prisa; corriendo sólo por correr, llegando sin llegar, de la mano de la insatisfacción, corriendo con todos para no quedarnos solos, huyendo de nosotros mismos…

Hace poco tuve un sueño en el que la muerte apareció en escena, haciéndome sentir lo frágiles que somos y lo poco conscientes que estamos de ello. Por supuesto que esto sacudió los sentimientos, cuestionándome por todas las cosas que vamos haciendo sin pensar, que nos van dejando a la deriva, perdidos, confundidos entre el miedo y los sueños, preguntándome…

Siempre vamos aprisa… y a dónde eeehhh???

Cual es sentido de ir corriendo entre la gente, con toda la gente, para llegar a cualquier parte o para ser los primeros… los primeros de qué?? Si lo único que tenemos que hacer es ir disfrutando las cosas, sin toda la parafernalia que hemos creado sin darnos cuenta y que ahora nos tiene presos en nuestra propia cárcel, impidiéndonos disfrutar la vida a nuestro paso, saboreándola con todas sus locuras.

Salgamos del torrente por un momento y observemos como todos vamos corriendo muchas veces sin ningún sentido, démonos la oportunidad de buscar en la tranquilidad nuestros anhelos para alcanzar lo que verdaderamente queremos ser...


24 ene. 2010

La hija de unos hippies...



Por Laura Elena Gasca

Hace algún tiempo empecé a ver muchos de los conflictos fuertes de la gente de mi edad, y me di cuenta que no eran cosas que vinieran de ellos, venían de creencias de sus padres, abuelos o la sociedad misma. En ese momento yo trabajaba algo similar en la terapia, y un día platicando con Sara mi amiga le dije... pienso que mientras más libres son nuestros padres, para nosotros es más fácil ser libres y si encontramos alguien libre con quien estar nuestros hijos estarían mucho mejor.

Las familias tradicionalistas, la sociedad, la clase media alta mexica y sus prejuicios hacen un excelente trabajo alejándonos de la realidad, de pisar el suelo, limitan nuestra capacidad de entendimiento, de comunicación, de percepción y aceptación de todo lo ajeno a las miles de burbujas de prejuicios en las que vivimos atrapados. Lo mas triste es que muchas no son nuestras pero aprendemos el patrón de vivir encerrados y nosotros a la vez creamos más de estas, limitándonos cada segundo más.

Toda esta reflexión se hace más grande cuando llego a Barcelona y mis compañeras de piso tienen problemas grandes por situaciones de esta índole, y me hace pensar que suerte he tenido!!!! ¡¡¡¡caí en blandito!!!...

Tener una mamá que tocaba el bajo en una banda y un papa traía un honguito colgado del cuello y un afro, es lo mejor que me pudo haber pasado, cuando a sus 50 años siguen intentando cambiar el mundo, se me hace lo máximo, me llena de orgullo, cuando puedo hablar con mi abuela y decir mil peladeces y ella no me interrumpe para regañarme porque está escuchando lo que hay atrás de todo eso, pienso que solo puedo dar gracias, y trabajar por que esta sensación que tengo de libertad, gratitud y responsabilidad se esparza en el mundo.

Ahora puedo estudiar una segunda carrera más hippie que la primera y hacer biodanza, pintar, ser lo que quiera ser y mas importante no ser lo que la sociedad esperara de mi y sentirme bien al respecto, porque siguen ahí interesándose, apoyándome y respetándome.

Es un privilegio enorme ser su hija!!!



14 ene. 2010

2010...el año del cambio


Todos los años llegan acompañados de la esperanza, pero…este en particular lo he visto llegar del brazo de la voluntad y el trabajo de mucha gente por transformar este hermoso planeta en un lugar de paz. Es increíble como ante tanto desequilibrio, ante tanto exceso de casi todos los que aquí vivimos, de una manera natural está surgiendo una increíble fuerza de cambio, de consciencia, que no tengo duda, va a ir envolviendo al mundo y lo hará transformarse poco a poco en una mejor tierra.

Estos tiempos son muy importantes para todos, pero en particular este año los mexicanos vamos a celebrar el bicentenario de nuestra independencia y no sólo eso, este año vamos a cumplir un centenario de la revolución. Lo cual me hace pensar que este año que este año será un año de cambios, tan importantes como lo fueron la independencia y la revolución.

Por supuesto que no me quiero quedar abajo del barco de la esperanza viendo como la tripulación del cambio se lanza en busca de nuevos horizontes, oportunidades y lugares de paz, no me quiero perder esta gran oportunidad de ser cómplice del cambio, de ser promotor de este movimiento de consciencia que seguramente con el trabajo de todos y la mano del patrón se derramará en un mucho mejor México, en una mucho mejor América, sin excluir a nadie desde el estrecho de Bering hasta la tierra de fuego. Desde América hasta Asia; envolviendo a todos los habitantes de este lugar.

Ha llegado el tiempo de dejar de ver para abajo o para arriba a nuestros hermanos, ninguno es menos ni más que otro por el hecho de tener diferente condición; una posición económica, un estrato social, un hemisferio, un color de piel o cualquier cosa que nos haga diferentes. Es el tiempo de dejar de lado las diferencias y unirnos en un solo equipo, debemos de soltar los miedos de estar cerca de nuestros hermanos de diferente condición y caminar hacia adelante juntos con una consciencia colectiva, que nos lleve a detener esta catástrofe que seguramente culminaría con la desaparición de la raza humana.

Tenemos que buscar el origen de este desequilibrio, no podemos resolver el problema si no encontramos en el fondo las causas; la soberbia, el miedo, la avaricia, el poder, la desconfianza, tal vez sean algunas de las causas que han detonado todo este gran caos. Tenemos que encontrar el origen e inmediatamente tomar acción en resolverlo, el mundo ya no nos va a aguantar por mucho tiempo con toda esta irresponsabilidad hacia lo sustentable.

Yo creo que la primera acción que debemos tomar es manifestar lo que pensamos, y de esa manera enterar al mundo lo que sucede, tal vez de esa manera la consciencia se derrame más rápido en todos los rincones del planeta. Es el momento de tomar el lápiz y hacerlo amigo del papel para ir al encuentro de un mejor lugar para todos, sin pretextos, sin excusas…con determinación, con confianza, con alegría.

5 ene. 2010

Viva la Famila, Salud


Por: Fernando Ramos Mendoza

......Vengo de unas vacaciones relajadas y junto a mi viaje de regreso me acompañó la nostalgia de ver a mi familia reunida, la familia que siempre estuvo viviendo bajo el mismo techo durante muchos años y que por ciclos prácticamente inalterables de la vida se ha ido separando de la manera “que Dios manda”.

......En la casa de mis padres ubicada en la hermana republica de la jaiba y el petróleo, se encontraban Ellos, mi hermana menor, mi sobrina (regalo del divino Creador), y mi hermana mayor que llegó de la hermana republica de las hamburguesas los hotdogs y los hotcakes (Houston). Todos sabíamos que ya no cabemos en la misma casa pero era un hecho que por una semana nos acomodaríamos sin ningún problema como hace 4 años.

.......Es tan extraño que todavía nuestros padres nos sigan dando consejos que antes nos daba flojera escuchar, ahora, aunque los guardas en tu libreta de consejos, te dan algo de risa, y me refiero a que son cosas tan importantes pero tan simples de llevar a cabo. Noté que momentos familiares que antes me incomodaban, ahora me causaban cierto placer revivirlos, jajaja… quién diría?.
.......Fueron unas felices fiestas con un toque especial, diferentes, con más cariño, mas sinceridad, mas ternura. Tal vez no volvamos a vivir juntos en el mismo hogar, pero esos momentos tan familiares, tan especiales que todos los que estamos lejos de nuestros seres queridos junto con otras situaciones similares son: la “Neta” que hace que gire nuestro planeta.
Gracias a Dios por permitirme seguir teniendo a mi hermosa familia. Al Papá gruñón, a la mamá preocupona, a las hermanas latosas y a la sobrina libre de pecados. (¿Qué dirán de mi?)

¡¡¡ Déjame que te presente, a mi Gente.... Mi FAMILIA.!!!

¡¡¡Viva la familia!!!, como dicen mis compadres los Pimpinelos.


La Familia - Pimpinela