27 feb. 2012

En perdonar a nuestros viejos está la paz




Recibí un mail de un amigo dándome las gracias por haber ayudado en el negocio a su sobrina a terminar la escuela. Por alguna razón... de esas que a menudo suceden en este mundo, su padre cayó enfermo y la estabilidad de la familia se rompió en un suspiro desafortunado, sacudiendo los cimientos de todo el núcleo familiar, dejándolos un poco a la deriva. 
El mail decía... Que habíamos sido como un ángel al ayudarla a terminar su Licenciatura, lo cual me lleno de emoción pero me cuestionó si realmente era verdad lo que nos había dicho.
Después de meditarlo un poco, respondí de la siguiente manera... Sin duda es un logro que debes de celebrar con tu familia , ellos fueron los que te trajeron hasta la orilla, nosotros sólo jalamos la barca para que pudieras anclar.

Tan solo dos días después escuché a alguien completamente resentida con su padre, porque no la había atendido cuando su madre partió a la cita con el Señor. La escuché decir cosas como que su padre sufría de discapacidad mental y algunas otras cosas que sólo manifestaban un gran dolor...
...Cuantas veces los hijos sentimos que los padres tienen la obligación de cuidarnos en cualquier circunstancia que se vaya presentando en la vida, sin pensar en lo que pueda estar pasando en sus corazones, haciéndolos responsables de lo que nos pasó o nos continua pasando... porque no estuvieron atentos, porque fueron irresponsables en nuestro cuidado; aun a sabiendas de que siempre hemos sido unos hijos de maravilla, responsables, trabajadores, sin vicios, bla bla blaaa...
Y no pensamos que tal vez su corazón y su alma están mucho más atrapados que nuestro propio dolor, que su vista no alcanza más que para la lucha que están librando con sus propios demonios, que por más que gritemos... sus oídos y sus corazones no alcanzaran a escuchar un solo lamento nuestro. Porque ellos están peor, perdidos en el ojo del huracán; solos, siempre solos... complicando sus vidas cada día un poco más, cada vez más a la deriva de la soledad.
Aunque se que el resentimiento y el dolor difícilmente nos permiten abrir nuestros corazones, tal vez... este sea el tiempo de abrir nuestros sentidos a la consciencia colectiva para darnos cuenta de que todos somos parte del Universo, y aprender que lo que le sucede a cualquiera, me está sucediendo a mi por el simple hecho de formar parte de esta gran Unidad. Si te comprendo... me comprendo, si te perdono... me perdono, si te libero... me libero y entonces puedo alcanzar la paz para decir, te amo y me amo.  


No tiene ningún sentido quedarnos atorados en los resentimientos  hacía nuestros padres, no no lo tiene... perdonemos a nuestros Viejos y dejemos que el corazón se limpie para entrar en un verdadero camino de crecimiento personal.
Y tal vez si logramos romper con las carencias de nuestros padres; entonces estemos preparados para hacer la paz con nosotros mismos, para derramarla; con nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros hermanos o con todo lo que nos rodea en este espacio. Rompamos con la soberbia y salgamos al encuentro de la consciencia colectiva donde sin duda esta el sendero de la paz.

14 feb. 2012

Cada momento es una oportunidad... piensa libre!!!





Nos invitaron a dar una platica a los alumnos de un grupo de maestría del Tec de Monterrey, cuando me llamaron para preguntarme si quería ir, pregunté... Nos invitaron a recibir o a dar una platica? Y es que la verdad con el mundo tan acelerado como este, no se sabe quien el que va adelante.
Cuando me aclararon que debíamos de dar una platica de como había evolucionado el negocio en casi treinta años de trabajo... me quede pensando en que era lo que podía decirle a estos alumnos de maestría que tuviera un sentido más práctico y profundo del trabajo que hemos tenido a lo largo de estos años, aunque tuviera que salirme un poco o un mucho de las formas que normalmente se siguen en el Tec de Monterrey.
Que puedo decirles de todo este caminar, que verdaderamente haga que se derrame la experiencia de lo vivido y se pueda compartir de una manera simple, para que tal vez alguien, algún día se pueda conectar con lo escuchado, hacerlo reflexión y derramarlo en el corazón para hacerlo propio...
De las primeras cosas que les hablé fue de la confianza con la que debemos de caminar...  nadie puede levantar el vuelo si no está convencido de que puede hacerlo. Debemos de aprender a mirar de frente a todas las personas que están en nuestro entorno. Que fácil es para nuestra cultura latina dejarnos seducir por el miedo a ir adelante, por el riesgo de caminar abriendo brecha con los peligros que ello conlleva. Para volvernos sumisos con los que; tienen el poder, el dinero o simplemente la fuerza para convertir los sueños. Y que fácil también es quedar atrapados en la soberbia, que no es otra cosa que miedo mezclado con; desprecio, falta de autoestima, violencia. Para hacer sentir a los demás que somos superiores, que tienen que someterse a nuestras reglas de atraso, renunciando al progreso envueltos en la mascara de autoritarismo. Dejemos de lado esto y aprendemos a mirar de frente a todos... somos una parte del universo al igual que los demás, nadie es más y nadie es menos, simplemente somos iguales.
Les hablé del trabajo en equipo... sin duda  a todos el Patrón nos ha regalado diferentes dones, es imposible que una sola persona pueda hacer crecer un sueño a lugares insospechados si no es con la ayuda de un grupo de trabajo, donde otros complementen los dones que el sueño necesita para materializarse. Es importante encontrar esos dones que requiere el proyecto y también es muy importante que todos se centren en el sueño y dejen la soberbia de lado, no tiene ningún sentido perder un sueño por la lucha de poder... al final las cosas se acomodan de una manera natural.
Comenté que hay que tener una actitud fuerte con los empleados. Debemos de ayudar, capacitar a los miembros del equipo, proporcionarles un lugar cómodo y las herramientas necesarias para que puedan desarrollar su trabajo... pero también debemos de tener un nivel alto de exigencia sobre su desempeño, desde mi punto de vista debemos de romper con la tolerancia, debemos de quitar a los empleados mediocres sin miramientos, tener un empleado mediocre en un negocio es como tener un agujero en un globo... sin duda nunca lo podrás inflar. También creo que es necesario hacer compartir una parte de la sociedad a los que van demostrando su lealtad y su fuerza para convertir los sueños, el principal valor de una empresa son sus recursos humanos.
Les dije que uno de los valores esenciales que debe tener en un negocio es la fe, cuando emprendemos un sueño, evidentemente que tendremos que caminar con la incertidumbre y el miedo... pero tenemos que ser fuertes para no dejarnos vencer, tenemos que ser astutos y audaces para avanzar con nuestros proyectos, pero sin duda habrá momentos en los que no quedará más que nuestra confianza en que el Señor nos sacará de los grandes apuros. Cuando tenemos que tomar decisiones importantes, tendremos que confiar en lo que estamos haciendo, tenemos que tener bien claro que; abriendo brecha se hace camino y que a algún lugar sin duda nos ha de llevar. Confiemos en nuestro trabajo, en nuestra intuición, pero sobre todo... En la mano del Jefee!!!
No me acuerdo si hablamos de la pasión... pero si no se los dije, ahora es un buen momento para hacerlo. Sólo se puede construir lo que amas, entre más quieras algo más fácil será llevarlo a cabo. La pasión hace que las días parezcan minutos, que lo difícil se vuelva fácil. La pasión hace que la derrota no sea una opción en el camino, sólo nos queda seguir adelante por lo que amamos... y nunca estemos dispuestos a dejar de hacerlo.
Finalmente les dije... cuando me invitaron me pregunté muchas veces por qué debería de asistir con estos jóvenes? Mi respuesta fue que cada momento es una oportunidad de aprender o descubrir algo, por ello es que no debemos de dejar pasar ninguna oportunidad para encontrar lo que el destino tiene para nosotros... Curiosamente al siguiente día me invitó a comer un amigo y sin pensarlo, surgieron dos posibilidades de negocio en Internet muy interesantes, no se si haya sido casualidad, pero lo que si se es que entre más abras los ojos es mayor la posibilidad de encontrar algo. 
Como alguien me dijo alguna vez... cada instante es un buen momento para ir adelante, no lo dejes pasar!!!