31 jul. 2011

Dame una sola razón por la cual no debamos casarnos...



De pronto, los sueños han roto silencio y han venido a platicar con mi almohada, han hablado tan fuerte que he tenido oportunidad de escucharlos, han estado comentando lo vivido a través de los símbolos; algunas veces poniendo en claro las cosas que mis sentidos no alcanzan a comprender de primera mano, exponiendo de una manera tan contundente, que no tengo dudas cuando la luz alcanza mis ojos.


Seguramente por lo cercano de nuestro trigésimo aniversario de bodas, el otro día tuve un sueño…


Soñé que mi gorda y yo vivíamos una casa muy grande y bonita, pero no estábamos casados. Por alguna razón habíamos organizado una fiesta con muchos amigos de diferentes épocas de nuestras vidas; la familia, compañeros de la preparatoria, mis compadres, amigos del negocio. Al final de la fiesta, cuando todos los amigos se habían marchado, me acerqué a ella y en medio de un abrazo muy cálido, le dije…


Dame una sola razón por la cual no debamos casarnos...


Pues bien, aunque no todo ha sido miel sobre hojuelas, aunque hemos tenido que pasar por algunos momentos difíciles, seguramente mucho más para ti que para mi, y aunque se que en el matrimonio no hay nada escrito y se tiene que ir tejiendo cada día… hoy después de treinta años de casados, estoy aquí con mis sueños y mi corazón, para preguntarte…


Dame una sola razón por la cual no debamos renovar nuestro matrimonio...



17 jul. 2011

Trabajemos juntos por un mejor país...



Por las circunstancias del trabajo y por lo divertido que se ha puesto el año, esta semana tuve que pararme de madrugada para hacer un recorrido en una obra que estamos construyendo. De camino, casi llegando a la construcción, platicando de lo cansado que era desmañanarse y el esfuerzo que se tenía que hacer para cumplir con el trabajo, nos encontramos a una muchacha que es auxiliar de contabilidad en la obra, esperando el camión… sin pensarlo demasiado le ofrecimos un aventón.

En el trayecto nos contó que su mamá tenía una fonda y después de trabajar en la constructora, tenía que trabajar algunos días pasada la media noche, para ayudar con la carga económica de la familia porque su mamá, era madre soltera.

Más allá de si esta historia es verdad o fue maquillada, me quedo pensando… cuantas familias de los empleados que trabajan en mi Constructora – o mejor dicho en la Constructora de todos – no tendrán alguna historia parecida, donde la vida es un poco más difícil que la desmañanada del Jefe, cuantas historias no tendrán un sabor similar; a esfuerzo, a sufrimiento, a angustia y a pobreza.

Y es ahí, en la reflexión de esto que pasa, cuando me quedo sin defensa, cuando mis miedos ya no encuentran respuesta a su cobardía y no me queda más remedio que seguir adelante. Luchando porque mi familia este bien, pero también luchando a brazo partido, porque las más de mil familias que formamos esta empresa, tengan un lugar digno donde vivir y al menos una buena alimentación.

Para mi, este es el tiempo de dejar de mirar abajo a los obreros, pero también es el tiempo de que los obreros dejen de mirar arriba a los patrones, es el tiempo de romper con los complejos de superioridad e inferioridad, que no son otra cosa que producto del miedo e ir al encuentro del trabajo en equipo.

Rompamos con eso y démonos cuenta que la vida es una fiesta, donde cada quien tiene su pedazo de responsabilidad, nadie es enemigo de nadie… generemos empleo y generemos patrones,  cumplamos todos con nuestro compromiso y transformemos este mundo, en un lugar digno para todos!!!






















3 jul. 2011

Hagamos un partido sin candidatos!!!




Hoy hubo elecciones en varios estados de nuestro país, tuve la oportunidad de ir a votar cuando faltaba un poco más de dos horas para el cierre de las casillas, al estar buscando mi nombre en los cuadernos del padrón, me percate de que había hojas y hojas sin que casi nadie hubiera ejercido su voto.

Pareciera que los ciudadanos ya estamos cansados de ver como los partidos políticos han incumplido con del pueblo, escuchando propuestas y promesas que no tienen nada que ver con el progreso de la nación. Y confundidos hemos tomado el camino equivocado y la mayoría ha decidido no ejercer su derecho.

Y como no estar cansados de tantos años de promesas sin una base de progreso, atendiendo sólo los intereses de los partidos, que han tomado el control del país, como en la época medieval lo fueron los Reyes.

A mi no me alcanza la razón, para pensar que tanto derroche innecesario de dinero – que por cierto al país no le sobra – tenga como objetivo final el progreso de la nación… no puedo creer que los que gastan miles de millones quieran sacar al pueblo de la miseria, en la que se encuentra una buena parte de este pedazo de la Tierra.

Y en este juego de poder, se crean estructuras tan fuertes que arrollan con la consciencia de todo el pueblo, tanto de los gobernantes como de los gobernados… siguiendo todos el juego de la inconsciencia, pensando que vamos en el sentido correcto. Atrapados en la retórica y los aplausos, festejando no se que??… si muy pocos están pensando en el progreso del país.

Ante tanta confusión, se me ocurre que la mejor opción para el país sea crear un nuevo partido, un partido que este libre de las tentaciones del poder, un partido que no aspire al poder, un partido sin candidatos. Un partido que tenga afiliado  a la mayoría del pueblo, pero que su función sólo sea vigilar porque los que están en el poder cumplan a cabalidad con sus compromisos.

Tal vez si pudiéramos lograr eso, ya no sería tan importante quien ganara, porque el Partido del Pueblo Consciente,  estaría atento a que las cosas sucedieran en bien del país, sin pretextos, sin retóricas. Y por otro, tal vez tampoco serían necesarios los acarreos, los aplausos perdidos al aire… la sumisión del pueblo.

Y tal vez entonces, podamos aspirar todos, Gobernantes y Gobernados a tener un pueblo ganador… tal vez entonces.