23 abr. 2012

La sensibilidad y la creatividad infantil...






Una noche hace algunos años, cuando la mejor amiga de mi hijo Alex era su mamila, nos quedamos como algunas veces lo hacíamos, escuchando música. Yo abrazándolo y el acurrucado, dormido, abrazando a su amiga... disfrutandonos sin decirlo. Todo iba de maravilla hasta que en el repertorio del Estéreo salió la canción de Amor Eterno; una rola que me hacía y algunas veces lo sigue haciendo, entrar en contacto con  mi hijo, el que perdimos a tan solo un mes de concebido. 
Al correr la canción... la garganta, los ojos y el corazón se encontraron en no se  donde, pero me conmovieron a tal grado que parecía que nunca iba a parar de llorar; como si el dolor se hubiera fundido con la ausencia derramándose en la razón; dejando libre al sentimiento para que se expresara sin ninguna limitación...
Y mi niño acurrucado en mi pecho,  abrazando su mamila... sin despertarse levantó una mano y empezó a acariciar mi cara; dejando que la presión contenida algunos años se descargara. Parecía decir al acariciarme que todo estaba bien, que su hermanito estaba en buen lugar con el Patrón o tal vez que era el mismo, sólo había tenido que esperar un poco de tiempo para venir con nosotros... no lo se, lo que si se es que con cada caricia sanaba el boquete que había quedado en mi corazón desde su partida.
En otra ocasión poco tiempo después... nos quedamos en la noche platicando de lo rico que es la comida, cuando recordé que en la cocina teníamos los ingredientes necesarios para que probara algo nuevo que sin duda lo sorprendería. Le preparé un taco de chicharrón con aguacate y al probarlo me dijo... mmmmmhhhhh!! cuándo inventaste esto Paaa?? No, la verdad es que yo no lo inventé, estos tacos se inventaron hace mucho tiempo, le contesté sonriendo. Y saboreando cada bocado me dijo... 
Deben de ser famosísimos en todo el mundoooo!!! 
En fin, ayer en un centro comercial en medio de un puesto de dulces y botanas, me toco ver a una mamá sometiendo a su hijo a la autoridad, enseñándole como debe comportarse; a jalones, a la fuerza, intimidándolo con la mirada y con las manos, heredándole sus miedos y sus limitaciones...
Me pregunto, qué pasará con esa sensibilidad y ese espíritu creativo infantil para entender y disfrutar la vida sin complicar nada,  a dónde ira cuando los adultos los asfixiamos con nuestros miedos... por qué permitimos que se esfumen en el aire sin más ni más cuando los hijos van creciendo??
Esa señora y yo, y todos o casi todos, hemos dejado que nuestros hijos pierdan su esencia, los hemos ido moldeando con el molde de nuestra cobardía, nuestros rencores, nuestra apatía y sobre todo nuestros miedos... Haciéndolos repetir formatos que nada tienen que ver con la libertad; una buena educación acompañada de mil prejuicios, a no dejarse de nadie promoviendo la soberbia, un diez en las calificaciones  repitiendo cosas sin cuestionar nada, a obedecer las reglas impidiéndoles crear...
Afortunadamente ahora los vientos que soplan la tierra están cargados de sensibilidad llegando a muchos hogares, promoviendo el cambio. Salgamos al campo, convivamos con la Naturaleza, en esos rumbos estos vientos soplan más fuerte, dejemos que el corazón se impregne de ellos y caminemos sin miedo para que nuestros hijos aprendan de ello y crezcan en medio de la libertad!!!



9 abr. 2012

La puerta del cielo II



No es que crea que el cielo tiene dos puertas eeehhh!!! sino que las ideas no han dejado de rondar por donde camino, interrumpiendo en las mañanas cuando el sueño a dejado su espacio al despertar, diciéndome que el choro de romper las dicotomías se quedo inconcluso, que ha quedado demasiada tinta en la pluma para seguir tejiendo reflexiones que pudieran derramarse en el papel promoviendo la consciencia. 


Y es que entre más exploro que las cosas no están separadas, voy encontrando veredas tan increíbles que no dejan de sorprenderme, a tal grado, que se vuelve difícil poder plasmarlas en el papel, como si estas se tuvieran que ir descubriendo solo y no pudieran compartirse o por lo menos no tan fácilmente... como si cada quien tuviera que encontrar la vereda de su tiempo y de su espacio... 


Pero por otro lado, creo que si uno piensa alguna cosa es por que ya está en el aire... y si está en el aire, es algo que es de todos y ya no tiene ningún sentido mantenerla escondida, porque las fuerzas de la naturaleza lo van a derramar en cualquier lugar, en cualquier pensamiento, en cualquier reflexión; sin restricciones ni prejuicios, buscando de una manera natural que se siga promoviendo el progreso.


Y en esto de partir diferencias, me encuentro con esta lección que vivimos en familia a cada momento... Mi gorda que es una de las mujeres más caritativas que conozco, siempre que puede o mejor dicho siempre que se le atraviesa un viejito, esté o no esté pidiendo limosna, sin pensarlo saca un billete y se lo da sin cuestionarse nada. Como siempre le reclamo que no puede dar el dinero así como así, ha desarrollado una técnica especial para doblar billetes o esconder monedas sin que me de cuenta. Lo que no sabe, es que yo también he desarrollado una técnica especial para saber de cuanto es el billete con sólo sentir su mano o ver sus ojos.


Pero... más allá de saber de cuanto es el billete o de si se quiere ir al cielo con mi lanaaa, está el aprendizaje tan importante que nos ha dejado esto de fundir nuestra caridad con nuestro trabajo, que es entender que el verdadero valor del dinero es compartirlo, no tiene sentido caminar cuidando el dinero como si se nos fuera a acabar... hay tanta gente que se le acabo la esperanza de una vida digna mucho antes de nacer, que realmente todo lo demás se vuelve irrelevante. Todos podemos fundir la fuerza del dinero con la fuerza de la caridad, creando una mágica combinación de bondad y progreso.


Y en la religión... qué pasaría si encontráramos un punto donde todas las creencias cupieran en un mismo lugar, incluso las de los que no creen en nada ni en nadie. Qué pasaría si todos tuviéramos oídos para escuchar y tratar de entender el sentido de vida de los demás; de los religiosos, de los creyentes, de los fanáticos, de los agnósticos, de las sectas, de las religiones. Seguramente coincidiríamos en que lo importante es como vivimos y no que predicamos, todos caeríamos en la cuenta de que ahí está la verdadera religión donde se funden todos los Dioses en uno sólo!!! 


Y si pudiéramos romper con las diferencias tan grandes que se dan entre los sexos, que sucedería si decidiéramos romper con las tendencias de machismo o feminismo, donde cada quien jala para su lado sin pensar en el otro. Que pasaría si decidiéramos encontrarnos al centro desbaratando los polos, donde la fuerza y la ternura pudieran convivir naturalmente como si fueran una sola cosa. Me imagino que si eso se diera; los hombres no tendríamos porque ser machistas, ni las mujeres feministas y en ese encuentro cada quien asumiría su sexualidad plenamente; encontrando la armonía entre los sexos, al grado que ya no tendrían ningún sentido ni las polaridades ni las desviaciones. Y entonces ya nada impediría una entrega plena, y como diría el Hombre bicentenario... hacer el amor sería como subir al cielo, ver al Jefeee y luego regresar!!! 


En fin, por donde caminemos, siempre está la oportunidad de partir las diferencias, en donde no hay lugar ni para la soberbia ni para el miedo. Siempre hay un lugar para la reflexión de fluir al centro de las cosas, donde según yo... esta la puerta del cielo y el encuentro con el Patrón!!!