25 abr. 2010

Está Ustee hablando con la persona Señoor!!!


Hace unos años, estaba descansando un fin de semana en mi casa tranquilamente, cuando escuché que alguien llamaba a la puerta, inmediatamente fui a ver quién era. Al abrir la puerta me encuentro con un proveedor del negocio que venía a reclamarme porque no le habían pagado el día anterior. Sorprendido de que estuviera ahí, de una manera poco cordial le dije que yo no atendía cosas del negocio en mi casa, que si era tan amable lo podíamos ver en el negocio el lunes siguiente.

Como soy de mecha corta, al cerrar la puerta ya estaba yo furiosooo e inmediatamente me dirigí al teléfono a marcar a la caseta de vigilancia para reclamar ¿por qué habían permitido el acceso a esta persona sin mi autorización?... después de sonar tres o cuatro veces el timbre, alguien me contesto…

Caseta de vigilancia a sus órdenes... y sin que pudiera decirme nada más le dije: óigame, alguien dejo pasar a una persona sin mi autorización!!!, me puede comunicar con el encargado de los vigilantes – un poco sorprendido por mi actitud, me respondió – Caseta de vigilancia a sus órdenes. Obviamente su respuesta me desconcertó tanto, que ya no aguante y empecé a reclamarle: cómo es posible que hayan permitido el acceso a alguien sin mi autorización, ¿qué no se supone que están aquí para cuidarnos y no dejar pasar a quien se le da la gana? – mi molestia iba in crescendo a tal grado que... fuera de control le dije – ¿quién fue el pendejoooo que dejó pasar a alguien a mi casa sin mi autorización?

Está Usteee hablando con la persona Señooor!!!

– me respondió completamente asustado-¿ Con qué personaaa, carambaaas? – repliqué más sorprendido que enojado -, Pues con la persona que Usteee dijo Señor – y casi sin poder aguantar soltar la carcajada, le comenté – bueno, tengan más cuidado para la próxima y colgué… riéndome de su actitud y la mía.

Qué curioso…cómo son las gentes sencillas de nuestros pueblos latinos, siempre de la mano de lo simple, sin complicarse demasiado la vida, completamente integrados a la tierra y al aire del campo… libres hasta en su vocabulario, sin palabras complejas y mucho menos pensamientos. Expresándose muchas veces sin entender el sentido de las palabras, mezclando las ideas y confundiéndonos a los que nos sentimos más preparados.

Quizas, todo este aire de inocencia no sea más que el manto con el nos ocultan su libertad, que a fuerza de sencillez los mantiene cerca del cielo, compartiendo con la naturaleza sin complicarse; como pájaros buscando la rama de un árbol grande al caer el sol. Volando bajo; ocultando su sabiduría al glamur de las ciudades. Engañándonos y haciéndonos creer que están; atrasados, sin aspiraciones, presos de la pobreza y la incultura.

Por eso... cuando me preguntan si conozco a alguien que pueda realizar algún trabajo, no dejo pasar la oportunidad para jugar un poco y siempre respondo…

Está Usteee hablando con la persona Señoor!!!

11 abr. 2010

Las herramientas en el trabajo...



Tuvimos la necesidad de cambiar algunas ventanas en la sala de juntas y el sábado por la mañana se realizó el cambio. Estaban los alumineros haciendo algunos barrenos sobre los marcos de las ventanas para fijarlos a la pared, cuando me di cuenta que uno de ellos estaba apretando el brocal del taladro con un desatornillador y un martillo; maltratando el desatornillador y brocal del taladro sin siquiera pensarlo.

Inmediatamente me acerqué y le cuestione que si se daba cuenta de lo que estaba haciendo – me miro y con el rostro completamente sorprendido, me contesto – Sólo estoy haciendo un barreno en la ventana ¿Qué tiene de malo? – El barreno no tiene nada de malo le conteste – lo que tiene de malo es que estas trabajando deteriorando tu herramienta, lo cual te va a impedir seguir haciendo tu trabajo con el mismo nivel de eficiencia. Te estás disparando en la mano y ni siquiera te estás dando cuenta de ello!!!

Ese día, tal vez porque no estaba inmerso en el trabajo, fue muy fácil para mí detectar el problema y mandar pedir una llave de brocal para que no se siguiera maltratando el taladro. Pero… cuantas veces realizamos nuestro trabajo con la misma ignorancia del aluminero y usamos las herramientas que tenemos a nuestro alcance sin cuidado. O cuantas veces usamos la herramienta equivocada para realizar nuestras labores.

Muchas veces por no gastar, dejamos que nuestras herramientas de trabajo se anquilosen, haciendo que nuestro trabajo sea cada vez de menos calidad, cuidando el flanco de los centavos y dejando libre el flanco de los pesos; volviendo al negocio vulnerable, ineficiente, poco competitivo. Siempre atrapados en el miedo a invertir, dejando pasar las posibilidades de estar en la vanguardia; creando, luchando, trabajando en equipo para hacer que las cosas sucedan de manera natural.

Hace poco... a raíz de que estamos haciendo un desarrollo de una red social en Internet, contratamos un enlace E1 para nuestra empresa; que no es otra cosa que un enlace de fibra óptica para la nube. Sin saberlo, las posibilidades de comunicación crecieron tanto que ahora estamos pensando en otros proyectos; como lo es el de telefonía IP y videoconferencia, por citar algunos. Sin duda el uso correcto de las herramientas expandirá posibilidades en tu negocio o actividad.

Para mí, si queremos salir adelante los latinoamericanos, debemos romper la inercia de trabajar sin pensar y analizar de que manera las podemos hacer mejor las cosas; creando procedimientos y después sin pretexto herramientas para medir lo que estamos haciendo, sólo midiendo lo que hacemos es como podremos ir mejorando. Cuesta mucho ir contra nuestra idiosincrasia, pero de verdad las posibilidades de crecimiento y desarrollo se potencializan en cuanto estamos al acecho de las oportunidades.

3 abr. 2010

Jesús y la iglesia...


Este jueves con motivo de la semana Santa nos quedamos haciendo sobremesa un buen rato, por razones obvias el tema de la religión estaba rondando la mesa; al acecho de las ideas, esperando el postre para tomar el lugar e invadirnos con su aire de polémica que invariablemente se derramó sobre todos… y empezó la discusión!!!

Como siempre… discutíamos sobre la iglesia, unos decíamos que no se ha renovado y ha permitido que su estructura se debilite, dejándola al borde del abismo; atrapada entre la ambición y la fe, el castigo y el cielo. Otros decían que no hemos comprendido el verdadero mensaje de la Iglesia y que por eso nuestro juicio era sin elementos, por lo tanto no deberíamos de hablar sobre lo que no conocemos. Por supuesto que todo esto ocurrió con más decibeles que los que normalmente tenemos en casa.

Qué curioso… siempre que hablamos de religión, nos envolvemos en la bandera de la verdad y tratamos de cambiar los conceptos de los demás, con tanta autoridad como el mejor de los pastores; escuchando sólo nuestra voz, cerrando los oídos a las creencias de todos y enseñando como si el espíritu Santo nos hubiera iluminado y nos hubiera ordenado salir al encuentro del mundo a predicar la verdad.

Que difícil dejar de lado los prejuicios y romper el silencio, afortunadamente en esta ocasión, el lápiz está de mi lado y no hay nada que nos impida ir adelante con los pensamientos. Debo aclarar que lo que pienso y siento es sólo el reflejo de mi verdad... no pretendemos ni el lápiz ni yo evangelizar a nadie, simplemente queremos exponer algo de lo que hemos aprendido a base de caminar; de avanzar, de equivocarnos, de caernos, de levantarnos y seguir adelante buscando la verdad…

Para mí la religión y la Iglesia son cosas separadas… la iglesia es sólo un instrumento de consciencia que el hombre creó para estar cerca del Patrón, es la escalera que usamos los hombres para llegar al cielo y acercarnos a Dios, pero no es el cielo. La Iglesia debe ser la promotora de llevarnos al Jefe, dejando la lucha irrelevante de interpretaciones que nos ha dividido en religiones y sectas; perdiendo el camino entre los puntos y las comas de los grandes libros. Debe adaptarse a los requerimientos de los tiempos, haciendo un verdadero puente entre la tierra y el cielo; sin importar ideologías ni el número de seguidores. Este es el tiempo de romper los dogmas uncidores, es el tiempo de unirnos todos los hombres como hermanos en el camino para acercarnos a Dios.

De la religión creo que… más que una actividad aislada de Domingos en nuestras vidas, debe ser el centro de nuestro movimiento; en la relación, en el trabajo, en el deporte, en todo lo que hagamos debemos dejarnos envolver por lo que creemos y nos mueve. No importa en quien creamos, pues seguramente en el cielo todos son uno con Dios.

Yo me declaro Cristiano, verdaderamente creo que Jesús es el hijo de Dios, para mí su mensaje es suficiente para saber por donde quiero caminar, luchando por ser cada día mejor, tratando de seguir su ejemplo; cayendo y levantando, pero siempre luchando por ser congruente para estar cerca del Patrón.