Cuando lleguemos con el Señor...me imagino que...



Cuando el corazón se funda con el alma...
Saldré al encuentro del Universo a buscar al Señor
Para decirle lo que soy y lo que pienso.
____________________________________________________________________


De la reflexión del padre Chinchachoma sobre el juicio final en donde todos nos salvaremos, me pongo a pensar y digo...

Siempre me pareció incongruente la imagen que forjaron en mi de niño de cómo será el día del Juicio Final, de cómo llegaremos a entregar cuentas de todo lo que hicimos o dejamos de hacer ante el Señor. Aunque en el fondo del corazón nunca estuve de acuerdo con lo aprendido; la sumisión y obediencia a los mandamientos me tuvieron atrapado algunos años con su manto mágico de eternidad y castigo.

Nunca me había atrevido a reflexionar que todo este acontecimiento podría suceder envuelto de alegría y felicidad. Tal vez, porque hemos sido tan bombardeados con prejuicios donde difícilmente el alma encuentra salida para la reflexión; siempre atrapada entre la culpa y el castigo, que no nos queda más opción que la sumisión. Y bueno, si además de eso le agregamos que no es un castigo cualquiera eeeehhhh, es un castigo eternoooo!!!. NO MANCHEEES, no hay ni para donde hacerse.

Pero ahora me imagino que las cosas no son como las plantaron en el corazón, con raíces tan grandes que atraparon el alma, a merced de costumbres y prejuicios. Ahora…me imagino que cuando el Señor nos tienda su mano y tengamos que dejar este maravilloso mundo de belleza e inconsciencia, las cosas serán diferentes. En lugar de una sala de juicio, me imagino entrando a un gran espacio de energía en donde cada uno de nosotros seremos los festejados, acompañados por supuesto; de nuestros familiares, nuestros amigos y hasta nuestros enemigos; porque ese día será el día de la paz.

Me imagino que después de saludar a todos, estará el patrón esperándonos con los brazos abiertos y nos dirá lleno de alegría: Cómo te fue hijooo? Ven siéntate conmigo y cuéntame todo lo que hiciste y lo que se quedo pendiente.

Y sin miedo al fuego eterno o cualquiera de esas cosas que en esos momentos nos parecerán absurdas…con el corazón lleno de alegría por estar con el jefe, empezaremos a contar lo mejor de nuestras vidas, los recuerdos alegres de todo lo que vivimos y algunas veces sin lugar a dudas…platicaremos lo que se nos fue de las manos; más que como un lamento, lo contaremos como algo que pasó y que es parte de nuestro camino. Del mismo modo me imagino y no puedo dejar de imaginar que también nos dirá; cuéntame ¿Qué fue lo que más te gusto de la tierra? – después de reflexionar un poco le diremos – todo señor, absolutamente todo era hermoso, aunque muchas veces no me alcanzaron los ojos ni el corazón para disfrutarlo, absolutamente todo era hermoso…

Después de contar toda nuestra vida, de poner en la mesa los dones y pecados, el señor nos dirá…me llena de alegría escuchar todo lo que has vivido, que bueno que hayas aprendido todas estas cosas, es el momento de festejarlas.

Y me imagino que entre el postre y el silencio nos dirá…de lo que no hiciste no te preocupes; hoy reinicias un nuevo camino y lo empezarás donde dejaste tu corazón en la tierra, pero no debes afligirte, yo siempre estaré cerca de ti. Y felices nos reincorporaremos a la fiesta a seguir festejando nuestro encuentro con el Señor.

Michelle dice...

Yo también imagino que cuando lleguemos frente a Dios Madre y Padre, será un tiempo de descansar, de dejarnos mirar y desbordar por la inmensidad del Amor...
También es cierto que no necesitamos esperar para poner las cartas sobre la mesa, y continuar, o comenzar, con diálogos liberadores que nos hagan HOY intuir que el Reino de Dios esta aqui y ahora, que si bien es cierto que somos bien limitadas/os también somos capaces de Dios, un Dios que nos habita, nos inspira, nos cuestiona, nos confronta, nos acompaña...

Desmontemos de nuestra mente y corazón esas falsas imagenes del Dios castigador... para que demos cabida a una experiencia de misericordia en nuestro cotidiano vivir... Cristo esta Vivo!!!


1 comentarios:

  1. Michelle says

    +

    Yo también imagino que cuando lleguemos frente a Dios Madre y Padre, sera un tiempo de descansar, de dejarnos mirar y desbordar por la inmensidad del Amor...
    También es cierto que no necesitamos esperar para poner las cartas sobre la mesa, y continuar, o comenzar, con diálogos liberadores que nos hagan HOY intuir que el Reino de Dios esta aqui y ahora, que si bien es cierto que somos bien limitadas/os también somos capaces de Dios, un Dios que nos habita, nos inspira, nos cuestiona, nos confronta, nos acompaña...
    Desmontemos de nuestra mente y corazón esas falsas imagenes del Dios castigador... para que demos cabida a una experiencia de misericordia en nuestro cotidiano vivir... Cristo esta Vivo!!!

    Gracias por hacerme parte de este espacio de liberar el pensamiento te quiero Luis!!! =)