Los proyectos y su desarrollo...






Hace pocos años, intentamos crear una red social que pudiera conjuntar el talento de cualquier parte del mundo para desarrollar proyectos de cualquier tipo; de negocios, sociales, ecológicos, políticos. Tratándole de dar forma, perdimos el tiempo intentando ponernos de acuerdo, en que era lo más importante para el proyecto... 

Algunos decían que lo más importante para iniciar era saber el QUE, otros apoyaban al PARA QUE, otros más decían que el COMO, también el CUANDO tenía sus seguidores... y en esa discusión se nos fue pasando el tiempo y sin darnos cuenta fuimos perdiendo la energía para crear ese sueño y sin más ni más ese proyecto se murió, o mejor dicho se durmió en alguna discusión irrelevante sobre los pronombres interrogativos.

Era un proyecto tan interesante, que me imagino que el Patrón venía a nuestras reuniones a ver como le hacíamos para hacer materia este gran sueño... también me imagino que lo fuimos cansando con nuestra soberbia de discutir por cosas intranscendentes, que dejó de venir a nuestras reuniones; apagándose la energía.

Tal vez, por ello ahora se que no puedes tener el conocimiento profundo de un proyecto cuando lo inicias, tal vez a lo más que puedes aspirar es hacer que tu corazón se funda con la intuición y vibren con ese gran sueño que se puede hacer materia. Y Cuando eso sucede, es el momento de caminar; sin prejuicios, sin miedos encarnados en la piel y en los sentidos, con la alegría de saber que las puertas del conocimiento se abrirán cuando estemos preparados, fluyendo con la ilusión y la pasión de que algún día nuestros sueños serán lo que soñamos.

Ahora se que cuando empiezas un proyecto vas avanzando de a poco, es imposible vislumbrar todos los senderos cuando conoces muy poco o nada. Tienes que ir explorando las posibilidades con el alma abierta, disfrutando cada nuevo conocimiento, con pasión pero con paciencia, sabiendo que el conocimiento está en el aire esperando a que nos hagamos digno de él.  Y cuando se junte la suficiente energía para abrir la primera puerta, te darás cuenta que las posibilidades se multiplican, mostrándote lo que no habías imaginado, lo que ni siquiera sabias que existía. 

Seguramente el secreto de poderle dar vida a los sueños es... Saber que somos parte del Universo y por ende parte del Patrón.  Y como somos parte de él, podemos transformar lo que nos toca, en lo que soñamos que nos toca. Esto es, somos una pequeña parte del Señor, somos un diferencial del Patrón y por ello tenemos la capacidad de hacer que los sueños se hagan materia... materia orgánica que puede crecer tanto como no la limitemos, tanto como soñemos que somos capaces de lograr!!!



3 comentarios:

  1. Carletto says

    Qué bueno ver de nuevo un artículo tuyo... Te queremos papá...


    Fernando Ramos says

    Lo recuerdo muy bien, tuve la oportunidad de asistir a algunas sesiones y fue muy grato y lleno de experiencia compartir opiniones con aquel grupo de visionarios.


    Enrique Bores says

    No salió al fin nada concreto; pero qué bien me la pasé. Valió la pena completamente. Lo volvería a hacer.