Nos ha ganado el tiempo...


Hoy he hablado con mis hijos que están fuera de casa y el corazón me ha quedado a flor de piel, sensible hasta con el viento que sopla en la cara, tan sensible que los ojos se mojan a cada momento, al acecho de cualquier cosa que me recuerde su ausencia; un feliz navidad, un te quiero, un eres mi favoritooo!!!

Qué curioso, siempre con tanta prisa que no le damos tiempo al corazón de decir lo que siente, simplemente lo traemos corriendo al ritmo del planeta y no le prestamos atención a lo que quiere decirnos. Ahora, por motivo de la Navidad, el mundo desacelera y yo con él, y… me encuentro con el corazón, para decirme lo que siente por saber que mis hijos están en otro continente, por saber que no los tiene cerca aunque sea sólo para disfrutarlos en silencio.

Ahora… con la calma que estos días nos permiten tener, me siento a escuchar sus palabras y las dejo que se hagan sentimientos, que no se queden guardadas nunca, para decirle a Laura y Luis…


Querido hijo, nos ha ganado el tiempo
y ya no estás más en casa
saliste a jugar con las alas abiertas
y el viento te ha llevado muy lejos
a seguir tus anhelos
a la conquista de tus sueños

explorando en el cielo
caminando sin miedo
amando lo que haces a cada momento
confiando en Dios y en el porvenir

y yo… incrédulo de tu vuelo
asombrado por tanta fortaleza y valentía
sólo consigo levantar la vista
para agradecer este hermoso regalo
de ser parte de este amanecer de esperanza
de este remolino de energía
llamado tu,
querido hijo...nos ha ganado el tiempo


0 comentarios: