2010...el año del cambio


Todos los años llegan acompañados de la esperanza, pero…este en particular lo he visto llegar del brazo de la voluntad y el trabajo de mucha gente por transformar este hermoso planeta en un lugar de paz. Es increíble como ante tanto desequilibrio, ante tanto exceso de casi todos los que aquí vivimos, de una manera natural está surgiendo una increíble fuerza de cambio, de consciencia, que no tengo duda, va a ir envolviendo al mundo y lo hará transformarse poco a poco en una mejor tierra.

Estos tiempos son muy importantes para todos, pero en particular este año los mexicanos vamos a celebrar el bicentenario de nuestra independencia y no sólo eso, este año vamos a cumplir un centenario de la revolución. Lo cual me hace pensar que este año que este año será un año de cambios, tan importantes como lo fueron la independencia y la revolución.

Por supuesto que no me quiero quedar abajo del barco de la esperanza viendo como la tripulación del cambio se lanza en busca de nuevos horizontes, oportunidades y lugares de paz, no me quiero perder esta gran oportunidad de ser cómplice del cambio, de ser promotor de este movimiento de consciencia que seguramente con el trabajo de todos y la mano del patrón se derramará en un mucho mejor México, en una mucho mejor América, sin excluir a nadie desde el estrecho de Bering hasta la tierra de fuego. Desde América hasta Asia; envolviendo a todos los habitantes de este lugar.

Ha llegado el tiempo de dejar de ver para abajo o para arriba a nuestros hermanos, ninguno es menos ni más que otro por el hecho de tener diferente condición; una posición económica, un estrato social, un hemisferio, un color de piel o cualquier cosa que nos haga diferentes. Es el tiempo de dejar de lado las diferencias y unirnos en un solo equipo, debemos de soltar los miedos de estar cerca de nuestros hermanos de diferente condición y caminar hacia adelante juntos con una consciencia colectiva, que nos lleve a detener esta catástrofe que seguramente culminaría con la desaparición de la raza humana.

Tenemos que buscar el origen de este desequilibrio, no podemos resolver el problema si no encontramos en el fondo las causas; la soberbia, el miedo, la avaricia, el poder, la desconfianza, tal vez sean algunas de las causas que han detonado todo este gran caos. Tenemos que encontrar el origen e inmediatamente tomar acción en resolverlo, el mundo ya no nos va a aguantar por mucho tiempo con toda esta irresponsabilidad hacia lo sustentable.

Yo creo que la primera acción que debemos tomar es manifestar lo que pensamos, y de esa manera enterar al mundo lo que sucede, tal vez de esa manera la consciencia se derrame más rápido en todos los rincones del planeta. Es el momento de tomar el lápiz y hacerlo amigo del papel para ir al encuentro de un mejor lugar para todos, sin pretextos, sin excusas…con determinación, con confianza, con alegría.

1 comentarios:

  1. Fernando Ramos says

    Pues pa' mi no empezó muy bien el año, pero como dice mi comadre de la oreja de van gogh: "Caer está permitido, levantarse es una obligación". Y a darle pa delante con eso de la conciencia ciudadana para con el Planeta porque la contaminación cada vez se vuelve mas como nuestra conciencia: cada vez mas densa y cada vez mas negra.
    Saludos.