Atrapado entre la razón y las letras...


A mi amigo inteligente:

En los últimos años hemos tenido tan poco tiempo para conversar, que ahora que viniste por estos rumbos y recibí tu llamada, me pareció una gran oportunidad para el encuentro. Para comentar en medio de una mesa con un whisky de cada lado; lo vivido. La familia, los negocios, el desarrollo personal y profesional.

Me ha dejado sorprendido tu cultura, has estado hablando de política, de economía, de historia y de negocios. Y absolutamente en todas las áreas tienes tema de conversación, me sorprende como recuerdas las fechas, los acontecimientos, las estrategias para los negocios; es como si caminaras entre las letras y los números en un sendero completamente conocido. Pareciera que desde niño supiste, que la mejor herramienta es el conocimiento.

Y me contabas que tu cultura ha hecho que las personas te vean con respeto, que tu opinión ha ido escalando peldaños en los círculos donde te desenvuelves; caminando seguro, de la mano de tus conocimientos; siempre atento, siempre con la respuesta correcta. Pero…me decías que todo esto te ha aislado, te ha vuelto solitario, las personas te miran de lejos y de alguna u otra forma tu también nos miras con indiferencia; desconfiando, ignorando cualquier opinión. Es como si en la amistad que has hecho con los números y las letras no cupiera nadie más.

Platicamos también de la consciencia colectiva; esa que la mayoría de los habitamos este planeta sabemos muy poco; donde todos somos parte de un todo, dejando de lado el precepto de que; el hombre es el centro del universo y todo lo demás fue puesto a su servicio. Pero ahora me pongo a pensar…¿Qué no esa consciencia colectiva de la que tanto hablamos en medio de whiskies, incluye también a la gente que miras de lejos? ¿Qué no será el tiempo de romper un poco con las letras y los números para salir al encuentro de los que no conocen tanto?

Ese día te noté un poco incomodo cuando trataba de decirte lo que ahora siento, es por eso que he decidido tomar algunas de las letras de las que tu eres amigo y vaciarlas en este espacio, para decirte lo que pienso…

La vida se pasa más rápido que los que nuestros sentidos perciben, el camino es implacable, es por ello que no tenemos mucho tiempo para hacer materia lo que soñamos. Yo creo que está bien que sepas tanto de tantas cosas, pero como Buda le decía a Siddhartha cuando decidió dejar a los Samanas; me sorprende cuan altas y agudas son tus reflexiones, más ten cuidado en no exagerar. No permitas que tus reflexiones te detengan en el camino, confundan tu corazón y te impidan ir adelante.

Para mí este es el tiempo de abrir el corazón de los que saben mucho, como es tu caso y el de tanta gente brillante, para que se vacíe en el conocimiento y de una manera mágica y maravillosa, se convierta en sabiduría. Y a través de la acción se derrame a todo nuestro pueblo, que no es otra cosa que el mundo entero, para romper con la inercia de deterioro y salir al encuentro de un mucho mejor mundo para todos.


Luis Gasca


1 comentarios:

  1. Anónimo says

    Compadre gracias, escribes tal y como me he imaginado que tus pies tendrian la cadencia despues de tantas clases de ballet que EL JEFE, como le llamas nos ha permitido vivir en esto que se llama historia y que esta aqui adentro, en el corazon. Por ahi machacaste las teclas diciendo LO DEJO EN TUS MANOS.