Dame una sola razón por la cual no debamos casarnos...



De pronto, los sueños han roto silencio y han venido a platicar con mi almohada, han hablado tan fuerte que he tenido oportunidad de escucharlos, han estado comentando lo vivido a través de los símbolos; algunas veces poniendo en claro las cosas que mis sentidos no alcanzan a comprender de primera mano, exponiendo de una manera tan contundente, que no tengo dudas cuando la luz alcanza mis ojos.


Seguramente por lo cercano de nuestro trigésimo aniversario de bodas, el otro día tuve un sueño…


Soñé que mi gorda y yo vivíamos una casa muy grande y bonita, pero no estábamos casados. Por alguna razón habíamos organizado una fiesta con muchos amigos de diferentes épocas de nuestras vidas; la familia, compañeros de la preparatoria, mis compadres, amigos del negocio. Al final de la fiesta, cuando todos los amigos se habían marchado, me acerqué a ella y en medio de un abrazo muy cálido, le dije…


Dame una sola razón por la cual no debamos casarnos...


Pues bien, aunque no todo ha sido miel sobre hojuelas, aunque hemos tenido que pasar por algunos momentos difíciles, seguramente mucho más para ti que para mi, y aunque se que en el matrimonio no hay nada escrito y se tiene que ir tejiendo cada día… hoy después de treinta años de casados, estoy aquí con mis sueños y mi corazón, para preguntarte…


Dame una sola razón por la cual no debamos renovar nuestro matrimonio...



3 comentarios:

  1. Luis Gasca Dominguez says

    También con todo cariño para Laura y Thomas, que de alguna manera está semana en Barcelona, se hicieron la misma pregunta


    Jorge Gasca says

    Elena, Luis:

    Reciban ambos mis felicitaciones con todo mi cariño.

    Con profundo agradecimiento celebro la extraordinaria familia-nucleo que han formado (ustedes, Laurita, Israel y Alex) y la familia extendida que siguen formando todos los días.

    Jorge

    Jorge


    Laura Gasca says

    Gracias papitos por su ejempo... Por enseñarme como es el amor bonito y sano.

    Gracias por tus palabras Pa y por tus canciones, me regresaron en un segundo a la casa de sor juana donde cantabamos a mi mama desde la sala mientras algo hacia en la cocina ...

    Los quiero mucho felicidades por estos 30 años de compañerismo, amor ... De vida juntos!

    Laura.