Pase lo que pase... no dejes de soñar





Por las emociones tan intensas que he vivido últimamente, la distracción invadió los sentimientos y en menos de lo pensado… el tintero ya no estaba en su lugar,  la tristeza y el silencio lo habían tomado. Pero ahora  que lo he encontrado, por la prisa del tiempo... las reflexiones que brotan del corazón no encuentran papel para hacerse materia e impregnar su huella en la vida y la fiesta que esto significa.
Y las ideas que surgieron en los tiempos de tristeza, tal vez hayan perdido su oportunidad de hacerse materia, o tal vez algún día regresarán con más fuerza y ya no habrá nada que les impida salir al aire a hacerse parte; de este espacio, de este tiempo, de este mundo, de este yo, de este Ustedes… que cada día me sorprende y me deja tan perplejo que no tengo más que voltear al cielo para darle gracias al Jefee por la oportunidad de estar aquí.
En fin... en medio de una crisis de liquidez que tenía tiempo que no vivía, a tal grado que ya ni me acordaba lo que era... esas pláticas a las tres de la mañana con las vigas del techo de mi casa las había olvidado. 


En medio de esto, esta semana conseguimos certificarnos como proveedores de Factura Electrónica en el SAT,  después de dos años de lucha. Y los sentimiento se arremolinan en el corazón, haciéndome llegar a la conclusión de que…
Podremos tener una gran crisis de liquidez, 
pero pero nunca dejaremos de soñar…
La lección que hemos recibido de esto, no es un asunto menor que debiera pasar inadvertido a mis ojos o a los ojos de todos los que trabajamos en este proyecto. Realmente lo que ha pasado por aquí es algo grande, que alcanza para levantar las copas y brindar por lo conseguido, pero más que eso… alcanza para tomar el logro de hacer este sueño materia e impregnarlo en el corazón... para convertirlo en un estilo de vida, que alcance para convertir a nuestro México en un gran lugar, primero de paz y después de progreso; sin miedo, sin pretextos, confiando en nosotros mismos y en el Patrón.
Pero más allá del choro mareador que nunca nos lleva a hacer tierra las ideas,esta el aprendizaje de lo vivido en los últimos tiempos y esa experiencia es la que quiero compartir hoy...
Nunca pares de soñar, en donde quiera que estés, con las condiciones que tengas, nunca pares de soñar… siempre he creído que el verdadero sentido de nuestro camino por este lugar es soñar, por eso nunca pares de hacerlo, en la peor de las adversidades, en la peor de las crisis nunca dejes de soñar. El sueño es el encuentro con el cambio, es romper con nuestras limitaciones  para buscar un mejor lugar. Sueña con lo que quieras y hazlo parte de tu corazón.
Busca para tu sueño un equipo que lo lleve a tierra, no se puede quedar el sueño en el aire porque lo vuela el viento, por ello es que tenemos que tener un buen equipo de trabajo para conseguir nuestros objetivos. El Patrón nos ha dado a todos diferentes dones, pensemos cuales son los dones que necesita nuestro sueño y hagamos un equipo con las personas que cumplan con ello, no dejes ningún don importante fuera del equipo.
Todos se deben alinear a trabajar por el sueño, todas las ideas que surjan en este trabajo son del sueño, nadie tiene la propiedad de ninguna idea por muy buena que sea, todo lo que se hace en equipo es parte del equipo. Es como ensamblar engranes para generar mucha potencia, si el paso de los dientes de tus engranes no esta perfectamente adaptado, se perderá mucha energía. Lo que digo es, deja la soberbia fuera del sueño, no vale más la astucia que la disciplina, ni el orden que el trabajo… todos tienen su fuerza y si se rompe uno, se rompe el equilibrio y con el… el sueño.
Normalmente por lo difícil que resulta empezar a convertir los sueños en materia, no todos los elementos van a aguantar el ritmo y algunos se irán rezagando, reemplázalos sin miramientos... no se puede inflar un globo con un agujero.


No esperes que tu sueño este completamente plasmado en el papel para empezar a desarrollarlo… como la vida o el sudocu, las cosas se van tejiendo de a poco, no puedes visualizar todo de primera mano. Así también los sueños hay que irlos trabajando de a poco, en cuanto tengas un buen cimiento arranca con el trabajo, a medida que vas avanzando vas aprendiendo, cada vez nuevas y mejores oportunidades van llegando a tu puerta, no pierdas la oportunidad de aprender de ello.
No escatimes recursos para conseguir tu sueño, no ahorres un centavo que no debe ser ahorrado, no se puede llegar al cielo amarrado con alambritos... el dinero es el combustible de tu proyecto, si no lo tienes búscalo pero no escatimes nada. Una máquina requiere combustible… pero una muy buena máquina requiere más combustible, sin duda te llevara muy lejos. Algunas veces nos ha pasado que cuando pensamos que ya se acabó el dinero y que estamos acorralados, de una manera mágica… o mejor dicho celestial las puertas se abren enseñándonos la salida, por eso…
Confía en el Señor, el te tenderá la mano cuando las cosas se pongan difíciles, lo único que tenemos que hacer para convencer al Patrón, es aferrarnos a nuestro sueño, dejar de poner pretextos y centrarnos en el trabajo. 
Y cuando el Jefee te deje llegar a buen puerto, renueva tu sueño… siempre recuerda que tu ventaja competitiva no es lo que ya hiciste, sino tu capacidad de seguir creando...



0 comentarios: