Los grandes proyectos que todos tenemos...





Llegando a casa por la descuidada calle que lleva al fraccionamiento donde vivo, me encontré un nuevo puesto de tacos instalado sobre la banqueta, con un cartel hecho sobre un pliego de cartulina fosforescente color naranja, con un letrero escrito con plumón sin el menor orden que decía... RICOS TACOS!!! 

Al pasar por ahí me quedé pensando en como todos en la medida de nuestras posibilidades luchamos por sobrevivir, buscando alternativas que estén al alcance de la mano o muchas veces no tan cerca, pero siempre con la promesa de una estabilidad económica que nos permita ir caminando tranquilos en este mundo tan acelerado, que la mayoría de las veces ofrece muy pocas posibilidades, sobre todo para los que vivimos en países subdesarrollados. 

Todas las angustias que algunas veces paso por mantener lo que desde mi punto de vista son grandes oportunidades de negocios; como la planta de reciclado de tetrapak, los negocios de las tecnologías de información, los desarrollos inmobiliarios o la industria de la construcción. No deben de ser mayores que las que pasa la pobre señora del puesto de tacos en la banqueta... tal vez ella pasó por el mismo nivel de angustia para conseguir su cartulina fosforescente, su plumón negro o la caja de madera que sirve de apoyo al anafre donde prepara sus... RICOS TACOS!!! 

Ahora me doy cuenta que nuestra planta de reciclado que está automatizada casi en su totalidad, con sus grandes motores y bombas que llenan grandes tanques, que cada día que trabaja evita que se deforesten al menos medio millar de árboles y ahorra algunos millones de litros de agua. A los ojos del Patrón no es más importante, ni tampoco más digna que el anafre o el soplador de la fábrica de tacos improvisada en la banqueta de la descuidada calle. 

Que los sistemas que hemos implantado para controlar la construcción, con sus computadoras conectadas a través de la nube, en una oficina donde casi no se consume papel... no son más importantes que el lápiz y el papel de estraza que sirve para envolver los tacos o para hacer las cuentas del pequeño negocio.

Debemos respetar y apoyar en la medida de nuestras posibilidades el esfuerzo que cada quien hace por salir adelante; como empleado o empresario. A todos nos ha tocado jugar un rol diferente, pero todos somos igual de importantes en los engranes que el Universo ha reservado para nosotros. 

Rompamos con el concepto soberbio de que somos seres superiores y que el Señor nos hizo a imagen y semejanza suya, entendamos  que todo y todos formamos parte de este mágico espacio y que lo que me sucede a mi... le sucede al Universo!!!

1 comentarios:

  1. Anónimo says

    Lo unico que falta en tu historia es que te pares y te decidas comer un "rico taco"para que desde el mismoisimo lugar de los hechos puedas platicar con el empresario y aprender mas de su filisofia.
    es mas dime cuando y te acompano...
    un abrazo fuerte JJ Gasca